Resumen de las menciones realizadas por los medios de comunicación sobre el evento de junio de 2016.

 

Adrián Werthein: “Los empresarios debimos haber sido menos permisivos”

En un almuerzo organizado por el CICyP, el empresario hizo un mea culpa corporativo sobre la década pasada: “A veces fuimos indolentes e incluso conniventes”; “No me siento como Fariña, Elaskar o el mismo Báez”, disparó.

Con críticas a la administración kirchnerista, elogios hacia los funcionarios del actual Gobierno y advertencias sobre la situación social que atraviesa la Argentina, Adrián Werthein se despachó hoy con un fuerte mea culpa empresario. “Debemos haber sido menos permisivos. A veces fuimos indolentes e incluso conniventes”, disparó el presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), en el almuerzo que la entidad organizó hoy en el Alvear Palace Hotel.

El encuentro, que tiene como orador al embajador de Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet, fue el escenario elegido por Werthein para referirse al pasado y el futuro del país. “Decir lo que pensamos en libertado no tiene que ser un acto sedicioso. En tiempos pasados el gobernante creía que la cosa pública le pertenecía, en lugar de ser un administrador de los bienes de otros”, disparó. Y añadió: “Muchos ministros pasados no integraron currículums sino prontuarios”, disparó.

El empresario, de buena relación con Macri pero también con Daniel Scioli, el candidato del Frente Para la Victoria en las últimas elecciones, se refirió a los casos de corrupción que involucran a empresarios ligados al kirchnerismo. “Cuando vemos algunos de los personajes que hoy no están en libertad, como (Leandro) Fariña, (Federico) Elaskar o el mismo (Lázaro) Báez, yo no me siento como esos señores. Y no creo que ninguno de los que estamos acá se sienta como esos señores”, disparó.

Werthein también hizo una autocrítica corporativa sobre el rol del empresariado en la década pasada: “Somos hijos de tiempos en los que el apego a la ley no estaba sobre nuestro escenario medular. Muchos de nuestros funcionarios del pasado gobierno tampoco tenían ese apego a la ley”.

En ese sentido, remarcó que los hombres de negocios en la Argentina deben recuperar su rol ante la sociedad. “A veces en estos últimos años nos da vergüenza decir la palabra empresarios y muchos de nosotros usamos el termino emprendedores, y eso no debería ser así”, remarcó.

También instó a sus colegas a tener “la frente alta”. “Asumamos nuestros errores y nuestra responsabilidad. Como en la construcción de un granero tenemos una gran capacidad para destruir pero tenemos que usarla para construir”, añadió.

En el salón escuchaban, entre otros, Javier Madanes Quintanilla, presidente del Grupo Aluar; Adelmo Gabbi, titular de la Bolsa de Comercio; Jaime Campos, número uno de la Asociación Empresaria Argentina (AEA); y Marcos Bulhgheroni, Vicepresidente de Desarrollo Comercial de PAE; Jorge Brito, dueño del Banco Macro; Héctor Méndez, ex presidente de la UIA; Martín Cabrales; Alejandro Roemmers y Marcelo Figueiras, presidente de laboratorios Richmond.

Por otra parte, el empresario se refirió a la gestión del actual Gobierno y remarcó que los empresarios “por una vez tenemos quedar, no pedir”.

“El actual es un Gobierno de gente que está bien inspirado, que va a cometer seguramente errores pero nosotros tenemos que estar para señalárselos y para acompañar”, aseguró ante la mirada de Francisco Cabrera (Producción) y Rogelio Frigerio (Interior), los dos principales funcionarios presentes en el auditorio.

“Es un privilegio extraordinario no tener que pedir. Tenemos que ayudar a Macri a que, con las presiones políticas que tiene que soportar, no se desvíe”, advirtió.

En referencia a la situación social del país, uno de los focos elegidos por Werthein fue el incremento en los desembolsos del Estado en materia de planes sociales, pensiones y subsidios. “En el 2002, ocho millones de personas, es decir el 24% de la población, recibían jubilaciones o subsidios. Hoy son 18 millones, el 42% de la población. Son 10 millones más”, ilustró.

Y añadió: “Hay 6,2 millones de personas registradas, y de ese total 2,7 millones están recibiendo pagos a fin de mes del Estado. Éramos número uno en educación y ahora tenemos números vergonzantes”.

“Esto no lo inventó el presidente Macri, es la herencia. Si tenemos que achicar, seamos creativos. Invirtamos en innovación”, concluyó.

La Nación – 29/06/2016

“Autocrítica de Adrián Werthein sobre rol de empresarios: “Deberíamos haber sido menos permisivos”

El presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) habló sobre la corrupción, pidió al sector asumir su “responsabilidad” en el actual escenario y respaldar a Macri.

La amplia concurrencia en el hotel Alvear pudo preanunciar que no iba a ser un almuerzo más. El invitado de honor era el embajador de los Estados Unidos, Noah Mamet, pero el discurso de presentación no fue solo una presentación: el empresario Adrián Werthein, nuevo presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), se despachó con una llamativa autocrítica sobre el rol de los empresarios en la década kirchnerista.

Tras aclarar que no se sentía a la par de “un Fariña, un Elaskar o un Báez”, Werthein -quien tomó la posta en la entidad en reemplazo de Eduardo Eurnekian- sentenció: “Deberíamos haber sido menos permisivos”.

“Preferimos decir emprendedores porque nos parece que empresarios no suena bien. Creemos que el silencio nos protege. Pero nosotros somos fruto de nuestro trabajo, yo no me siento como esos señores (por los procesados por la Justicia). Tenemos que tener la frente alta”, se quejó.

El auditorio ya había arrancado con el tartare de salmón ahumado y palta presentado para la entrada, pero Werthein eligió una entrada más fuerte. “Deberíamos haber sido menos permisivos. Fuimos indolentes y hasta conniventes. Terminamos yendo por un camino que trajo malos resultados”, enfatizó.

Y enseguida aclaró que “tenemos que aprovechar este momento” para lo cual aconsejó “estar todos juntos” y apoyar las propuestas de la gestión de Mauricio Macri.

En una mesa cercana lo miraban el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el de Producción,Francisco Cabrera y el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. También Jorge Brito, dueño del banco Macro, entre varios titulares de entidades y compañías

Al pedir ese “apoyo” a Macri, afirmó que “ahora en la foto predominan los curriculum, mientras que antes predominaban los prontuarios. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad”, expresó el directivo.

El Cronista – 29/06/2016

“El consejo de Mamet a empresarios argentinos y la pregunta para eludir a Trump”

El embajador de EE.UU. almorzó con empresarios del Cicyp en el Alvear.

Tras insistir en que la ciencia, la tecnología, la energía y los intercambios educativos son los ejes de su gestión en Buenos Aires, el embajador de los Estados Unidos, Noah Mamet, habló ante empresarios sobre el “gran progreso” de la relación entre Argentina y EE.UU. y se animó a dar un consejo sobre cómo debe ser la relación entre los hombres de negocios y el poder político.

En el almuerzo organizado hoy en el hotel Alvear por el Cicyp (Consejo Interamericano de Comercio y Producción), el diplomático se reconoció sorprendido por el hecho de que “las empresas no tienen la costumbre de invitar a funcionarios y candidatos a sus lugares”, como forma de diálogo y reconocimiento, “”como hago yo aquí”.

Y recomendó que es una buena forma para conocer de cerca las ideas y la agenda de prioridades.

Además, sobre el punto de las denuncias de corrupción, y cuidándose de poner las cosas en el plano global, Mamet evaluó que “hay mucha gente insatisfecha con las estructuras políticas de sus países”, y reconoció que “el tema de la corrupción el fraude” son cuestiones que “preocupan” mucho a la gente”.

El punto no surgió por sorpresa, sino que ya había sido eje en el discurso de presentación que había dado antes el titular del Cicyp, el empresario Adrián Werthein, con tono autocrítico por el rol de los hombres de negocios durante la década kirchnerista.

Las risas llegaron a la hora de las preguntas cuando se le consultó directamente que pasará en EE.UU. si Donald Trump llega a la Casa Blanca tras las elecciones de noviembre.

“Cuando fueron las elecciones aquí yo me cuidé de lo que decía, ahora entiendan que yo me cuide de lo que digo sobre la campaña en mi país”, se excusó.

Igualmente, aseguró que Hillary Clinton (a quien definió como “una gran amiga”) será una “sólida y muy fuerte” presidenta, y que quienes votaron en la primaria republicana fueron 30 millones de electores, contra los 120 que conforman el padrón total. “Tanto la demografía como el electorado son diferentes “, evaluó. ¿Siguiente pregunta?”, eludió enseguida entre risas.

La Nación – 29/06/2016

“Fuerte autocrítica en cumbre empresarial”

“Muchos llegamos a este país sin títulos de nobleza y ahora parece ser que cuando se habla de empresarios aparecen nombres como (Leonardo) Farińa, (Federico) Elaskar y (Lázaro) Báez. Nosotros no nos sentimos como esos señores”, dijo el presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP)…

“Muchos llegamos a este país sin títulos de nobleza y ahora parece ser que cuando se habla de empresarios aparecen nombres como (Leonardo) Fariña, (Federico) Elaskar y (Lázaro) Báez. Nosotros no nos sentimos como esos señores”, dijo el presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), Andrés Werthein. Con un discurso que shockeo a los casi 300 asistentes que se dieron cita en el Hotel Alvear, Werthein hizo una breve pero dura autocrítica del rol del empresariado en la última década. 

Ya en el coctel previo era el comentario generalizado el tema de “los bolsos de López” funcionario a quién una gran mayoría conoció y las implicancias que puede tener el que la Justicia siga avanzando. 

Resultaba extraño, entre canapé y canapé, escuchar a encumbrados hombres de negocios reclamar porque en la Argentina también “tengamos a un Marcelo Odebrecht”.

En este sentido, se explica el duro discurso de Werthein que empalideció al orador invitado, el embajador de los Estados Unidos, Noah Brison Mamet, quién como buen diplomático evitó hacer consideraciones que pudieran provocar algún inconveniente. Es más se disculpó también de opinar respecto a qué pasaría si Donald Trump ganase las elecciones, “ustedes saben que soy muy amigo de Hilary Clinton y no dudo que hará un buen gobierno”. Quizás y más como un wishful thinking comentó que “en las primarias votan 30 millones de norteamericanos y en las generales lo hacen 120” dando a entender que el resultado aún está por verse. 

Respecto de Argentina anticipó que las “inversiones norteamericanas serán de unos 18.000 millones de dólares” aunque no precisó en qué periodo se desembolsarán. 

Aún retumbaban las palabras de Werthein reprochando a los empresarios que decidieron “callar porque el silencio nos protege” al tiempo que pidió más compromiso e instó a que las entidades se unan para elaborar un código de buenas prácticas (es decir evitar hechos ilícitos); avanzar en una ley de lobby y acordar un trabajo que “establezca una metodología para impulsar el empleo”. 

Este llamado ya cuenta con el apoyo de la Unión Industrial Argentina (UIA); Sociedad Rural, Bolsa de Comercio y la Cámara Argentina de Comercio. Pero la intención es que se sumen otras entidades empresarias. 

Héctor Méndez, extitular de la UIA asentía ya que como reconocen algunos de sus colegas fue uno de los pocos que siempre se “descolgaba con declaraciones irritativas”. Práctica que aún continúa y que lo llevaron a tener que presentarse a la Justicia este lunes para explicar sus dichos referidos a que en el anterior gobierno se cobraba comisiones para que las cosas salgan. 

Entre los asistentes se encontraban escuchando esta autocrítica se pudo ver a Carlos Bulgheroni, Adrián Kaufman, Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio); Guillermo Dietrich (P) (Cámara Argentina de Comercio); Miguel Urquia (Aceitera Dehesa) el titular de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, entre otros. 

Este llamado a definir “normas de buenas prácticas” es consecuencia de una década donde para mantener la empresa “era más importante llevarse bien con el gobierno que tener una postura corporativa”, explicaba un importante dirigente de cuya empresa dependen muchos trabajadores. 

Los empresarios creen que ahora será posible porque “en la foto (de los funcionarios del gobierno) predominan los curriculum, mientras que antes predominaban los prontuarios”.

Existe conceso en el sector empresario que ahora se puede dialogar, discrepar e incluso criticar a los funcionarios y “no tenés ninguna represalia”. Un importante empresario agroindustrial comentaba no sin asombro que “perdió a tres profesionales sénior que prefirieron ir a trabajar al Estado y por menos plata, esto nunca lo vi”, dijo.

Werthein reflejó el ánimo del mundo de los negocios al instar a “apoyar a explícitamente a la gestión de Mauricio Macri”, y recordó que fueron “indolentes con la anterior gestión”. 

También le recordó a sus pares que “somos afortunados porque estamos entre los que no tienen que pedir” pero les reprochó que “nos quejamos cuando tenemos que dar”. En este sentido recomendó que “si tenemos que achicarnos estemos dispuestos a innovar para no ir por el camino más fácil (el despedir)”. 

El embajador norteamericano ante la pregunta de ámbito.com respecto a cómo se puede combatir a la corrupción también formuló una crítica al sector empresario al remarcar que no tienen contacto con “políticos y funcionarios” y los instó a que lo hagan, a que se involucren.

A su juicio los argentinos quiere abolir este tipo de prácticas y mencionó que cuando recién llegó se desató el escándalo de la FIFA y que pensó que con el “sentimiento antinorteamericano que existe en el país y con la pasión que hay por el futbol” existiría un mayor repudio por la investigación, cosa que no ocurrió.

Ámbito – 29/06/2016

Los empresarios creen que “ha llegado el momento de no pedirle al Gobierno, sino de ofrecerle”

El nuevo presidente del CICyP, Adrián Werthein, dijo en un almuerzo homenaje al embajador de los EEUU Noah Mamet, que “durante mucho tiempo el empresariado pensó en callar, porque se prefirió eludir la responsabilidad de hablar”./p>

Werthein, flamante presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) para los próximos tres años que sucede a Eduardo Eurnekian, apuntó que “durante mucho tiempo el ser empresario no sonaba bien y por eso se pasó a hablar de emprendedores y se pensó en callar, porque se prefirió eludir la responsabilidad de hablar”. Así lo dijo en el ciclo mensual de almuerzos de la entidad, en el que el invitado de honor fue el embajador de los EEUU, Noah Mamet,

 Durante mucho tiempo el empresariado pensó en callar, porque se prefirió eludir la responsabilidad de hablar

“Nadie de los que está en este salón se siente Fariña, Elaskar o el mismo Lázaro Baez”, afirmó el empresario. Y justificó que se llegó a ese estado de degradación porque “somos hijos de tiempos en el que el apego a la ley no estaba en nuestras vidas y eso nos arrastró, porque fuimos permisivos e indolentes, pero hoy en el gobierno de Mauricio Macri, que fue elegido democráticamente, se ve que en su equipo predominan los curriculum de sus funcionarios y no los prontuarios”.

Por eso invitó a “estimular la capacidad para construir, donde decir lo contrario no signifique se sedicioso”. Planteó allí la intención de reunirse con el Gobierno: “Debemos hacerlo con su gente, porque está bien intencionada, pero puede cometer errores. Y ha llegado el momento de no pedirle al Gobierno, sino de ofrecerle, porque afortunadamente a nosotros no nos falta nada”.

 La primera propuesta es que más que juntarnos con el Gobierno, debemos hacerlo con su gente, porque está bien intencionada, pero puede cometer errores

“La línea tiene que ser de apoyo y respaldo, para que el Presidente no se desvíe de sus objetivos por las presiones de la política”, dijo a sus pares e invitados de otras cámaras de comercio, como Española, de Brasil, y representantes de la Cámara Argentina de la Construcción y funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional, como el ministro de Producción, Francisco Cabrera; el secretario de Trabajo, Ezequiel Sabor; el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti; el empresario Nicolás Caputo, entre otros.

A juicio de Werthein, el país está “frente a una nueva oportunidad histórica”. Y añadió: “Por eso invito a todos a enamorarse de la Argentina, porque se le vuelve a presentar una etapa única, y que hemos dejado casi sucumbir”.

Los EEUU se mantiene abocado a aumentar la conectividad

A su turno, el embajador Noah Mamet destacó que “los EEUU está preocupado por aumentar la conectividad con la Argentina en la ciencia, tecnología, energías renovables e incremento de las relaciones comerciales, porque observamos una relación más colaborativa, abierta y transparente”.

 Los EEUU  está preocupado por aumentar la conectividad con la Argentina en la ciencia, tecnología, energías renovables e incremento de las relaciones comerciales

Al respecto el diplomático resaltó los avances que tuvieron lugar después de la “exitosa visita de dos días de Barack Obama, ‘fue un viaje perfecto’me dijo de regreso a Ezeiza mi presidente”.

Y concluyó, “Hay docenas de representantes de los EEUU que han venido a la Argentina desde de la visita de Obama, interesados en profundizar las relaciones gubernamental y las inversiones, con proyectos que suman USD 18.000 millones, pero irán llegando siempre que las condiciones de mercado mejoren”.

Infobae – 29/06/2016

Werthein: “Hoy hablamos, no porque seamos oportunistas, sino porque hay aires de libertad”

“Fuimos permisivos, indolentes, si no conniventes”, dijo el empresario Adrián Werthein sobre el rol de los empresarios durante la década kirchnerista. Lo hizo al inaugurar la semana pasada su primer almuerzo como presidente del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp)…/p>

Werthein hizo autocrítica por corrupción y pidió fuerte apoyo a Macri

El miembro del grupo empresario llamó a sus pares a asumir su “responsabilidad” por haber sido menos permisivos con la gestión anterior y solicitó a los ejecutivos a dar un respaldo explícito al nuevo Gobierno, en lugar de “pedir”./p>

El presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), Adrián Werthein, cuantificó este miércoles la “herencia” en jubilaciones y subsidios que dejó el gobierno anterior y le pidió al conjunto de los empresarios que formulen un apoyo explícito a la administración de Mauricio Macri, porque, según aseguró, fueron “indolentes con la anterior gestión”.

“Ha llegado el momento de ofrecer, más que de pedir, y de respaldar al gobierno del presidente Macri, sumándonos con compromiso y decisión“, comentó Werthein.

El empresario cuestionó la corrupción empresaria durante el gobierno kirchnerista. “Muchos llegamos a este país sin títulos de nobleza y ahora parece ser que cuando se habla de empresarios aparecen nombres como (Leonardo) Fariña, (Federico) Elaskar y (Lázaro) Báez. Nosotros no nos sentimos como esos señores”, dijo.

Al hablar en un encuentro del CICyP en el Hotel Alvear de esta Capital, afirmó que “ahora en la foto predominan los curriculum, mientras que antes predominaban los prontuarios. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad”. 

Somos hijos de tiempos en los que el apego a la Ley no estaba sobre nuestro escenario medular. Muchos de nuestros funcionarios del pasado gobierno tampoco tenían ese apego a la Ley”, afirmó Werthein, un empresario de buena llegada al ex gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli.

El nuevo titular del conglomerado empresario consideró que el clima de corrupción “nos arrastró” y que el empresariado debería “haber sido menos permisivo”.

“A veces fuimos indolentes e incluso fuimos conniventes” con los manejos de la anterior administración, dijo Werthein quien exhortó a sus pares a “dar, en vez de pedir”.

El titular de CICYP pidió a sus pares “un apoyo explícito a la administración del presidenteMauricio Macri“, porque consideró que “este grupo (en referencia a los funcionarios) está bien inspirado”.

Ante la presencia del ministro de la Producción, Francisco Cabrera, el de Interior, Rogelio Frigerio y el titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzeti, sostuvo que la Argentina “no tiene muchas mas oportunidades”.

“En el 2002, ocho millones de personas, 24 por ciento de la población, recibía jubilaciones o subsidios. Hoy son 18 millones (las personas dependientes del sector público), 42 por ciento. Por cada empleado registrado (en el sector privado) 2,7 personas reciben subsidios. Esta es la herencia”, dijo Werthein.

IProfesional – 29/06/2016

Werthein propuso diálogo con el Gobierno en este momento “extraordinario”

El empresario Adrián Werthein invitó a respaldar al gobierno de Mauricio Macri, mantener “un diálogo permanente, sereno y responsable” y sostener el empleo, al tiempo que se diferenció de Elaskar, Fariña y Lázaro Baez, vinculados al gobierno anterior./p>

“Seamos una línea de apoyo, de respaldo para sostener la República, sostener los principios que sostuvo Macri en su discurso inaugural y ayudarlo con las presiones políticas que tiene que soportar, y si tenemos discrepancias hagámoslas conocer responsablemente”, dijo Werthein en el almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), en honor al embajador de los Estados Unidos, Noah Brison Mamet, en el Hotel Alvear.

En ese sentido, remarcó: “Yo creo que la Argentina no tiene muchas más oportunidades, hemos sido número uno en latinoamérica en materia de educación, hoy tenemos números vergonzantes”.

Se refirió en este contexto al gobierno anterior y consideró que “los empresarios deberíamos haber sido menos permisivos, a veces indolentes, y muchas veces fuimos conniventes”.

Además, hizo una diferenciación de los empresarios de primera línea del otro empresariado vinculado al gobierno anterior: “Yo no me siento como Fariña, Elaskar o Báez. Tenemos que tener la frente alta para que todos sepan quién es quien”, subrayó.

“Tenemos que hacernos cargo de nuestra responsabilidad asumiendo nuestros errores y asumiendo un rol activo. Tenemos algunas propuestas para hacer, la primera es que nos juntemos, que tengamos un apoyo explícito a la administración del presidente Macri”, señaló.

Dijo que “este (el Gobierno) es un grupo de gente que está bien inspirado, que va a cometer errores, pero nosotros debemos estar para ayudar a corregir esos errores y no para destruir los caminos, debemos estar promoviendo un diálogo permanente, sereno y responsable”.

“Tenemos que aprovechar este momento que es un momento extraordinario para Argentina donde decir lo que uno piensa en libertad no significa, si es discrepante, un acto sedicioso, nosotros venimos de tiempos como esos, el gobierno anterior tal vez empezaron bien inspirados en sus principios, pero la realidad es que el resultado no fue bueno”, agregó.

Destacó que “ha llegado el tiempo en que no hay que pedirle al Gobierno, hay que ofrecerle. Le podemos pedir magia a la administración Macri? Hoy tenemos 6,2 millones de personas activas y tenemos 2,7 pasivos porque en los últimos años desde 2002 pasamos de 8 millones de jubilados pensionados y planes sociales a 18 millones (sumando 10 millones de personas) que son el 42% de la población en el sistema de seguridad social”.

“Esto no lo inventó el presidente Macri, esta es la herencia y nosotros tenemos que ayudar”, afirmó.

Por otra parte, dijo que otro objetivo “es aportar metodología para sostener el empleo y si debemos achicarnos debemos ser creativos y evitar que se pierdan puestos de trabajo. Si tenemos que prescindir de alguna persona o grupo tratemos de ser autocríticos e innovar”.

Por último, dijo que “uno de nuestros proyectos del CICyP es tener participación activa en la discusión de la ley del lobby, la Ley de Gestión de Intereses para que salga una ley cumplible”.

“Somos defensores de la libertad, del libre comercio y la empresa privada pero debemos actuar con responsabilidad”, concluyó.

Telam – 29/06/2016

El rol del empresariado durante el kircherismo

Entrevista del periodista Facundo Pastor al presidente del CICyP Dr. Adrián Werthein.

Fuerte autocrítica del empresariado, que salió a pedir apoyo para Macri

Un respaldo a la gestión de Mauricio Macri y dejar de lado la indolencia pidió hoy al empresariado el presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), Adrián Werthein, quien hizo una fuerte autocrítica sobre el rol del sector privado en los últimos años.

Al analizar el régimen de subsidios y jubilaciones que dejó el anterior gobierno kirchnerista, Werthein alertó que los empresarios fueron “indolentes” con la administración de Cristina Fernández.

“Muchos llegamos a este país sin títulos de nobleza y ahora parece que cuando se habla de empresarios aparecen nombres como (Leonardo) Fariña, (Federico) Elaskar y (Lázaro) Báez. Nosotros no nos sentimos como esos señores”, advirtió Werthein.

Para el directivo, la Argentina “no tiene muchas más oportunidades: en el 2002, ocho millones de personas, 24 por ciento de la población, recibía jubilaciones o subsidios. Hoy son 18 millones, 42 por ciento. Por cada empleado registrado 2,7 personas reciben subsidios. Esta es la herencia”.

El Grupo Werthein es un holding de compañías en Argentina íntegramente controlado por la familia Werthein y su origen está ligado a los negocios agroganaderos, aunque en los últimos 100 años el grupo ha expandido su portfolio de inversiones a diversas industrias: consumo masivo, telecomunicaciones, servicios financieros (seguros y bancos), bodegas, y energía y petróleo.

“Ahora en la foto predominan los currículum, mientras que antes predominaban los prontuarios. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad”, expresó el empresario, al pedir apoyo para Macri mientras disertaba en un encuentro del CICyP en el Hotel Alvear de esta ciudad.

En uno de sus párrafos acotó: “Somos hijos de tiempos en los que el apego a la Ley no estaba sobre nuestro escenario medular. Muchos de nuestros funcionarios del pasado gobierno tampoco tenían ese apego a la Ley”.

“A veces fuimos indolentes e incluso fuimos conniventes” con los manejos de la anterior administración, al afirmar que fueron arrastrados por el clima de “corrupción” y permisivos mientras que alentó a los empresarios a “dar, en vez de pedir”.

El presidente del CICYP solicitó “un apoyo explícito a la administración del presidente Mauricio Macri”, porque consideró que “este grupo”, es decir los funcionarios, “está bien inspirado”.

En el encuentro participaron el ministro de Producción, Francisco Cabrera; el de Interior, Rogelio Frigerio; y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti; entre otros.

Terra – 29/06/2016

“Hay que transparentar el sistema de aportes a las campañas”

Adrián Werthein, titular del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, se refirió al financiamiento de la política y señaló que “hay que transparentar el sistema de aportes a las campañas”.

Lobby: nerviosos por causas de corrupción, los empresarios impulsan una ley propia

Lo definieron en la última reunión del Cicyp. Los popes de varios rubros de la economía harán una ronda de consultas con políticos antes de presentar su iniciativa.

Hace unos días, en la primera reunión del año del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), volvió a ponerse sobre el tapete un tema candente para el empresariado y la política: la necesidad de blanquear las operaciones de lobby con una nueva normativa. La discusión, que se dio en los pasillos del Hotel Alvear -sede del evento que reúne a referentes del sector corporativo-, surge justo en el momento en que empezaron a conocerse hechos graves de corrupción que vinculan a funcionarios y hombres de negocios, como el “depósito” de valijas con dólares del ex secretario de Obras Públicas José López.

La idea se contextualiza, además, en un escenario en el que algunos empezaron a hacer un mea culpa público por presuntas complicidades, tal el caso del industrial Héctor Méndez y el titular de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Juan Chediak.

En esa reunión, en la que Adrián Werthein reemplazó al líder de Corporación América, Eduardo Eurnekian, como presidente, se blanqueó entre pares que el propio Cicyp armará un proyecto de Ley de Lobby para presentarle al Parlamento. En paralelo, el Gobierno avanza con uno propio que está en carpeta desde el inicio de la gestión Macri y que encabeza Adrián Pérez, ex legislador de la Coalición Cívica-ARI, hoy al frente de la Secretaría de Asuntos Políticos e Institucionales.

Hay entre las dos iniciativas algunos puntos de contacto, pero las urgencias en el caso de los empresarios son analizables sólo con una lupa en la actual coyuntura. “Vamos a hablar con los partidos políticos para mostrarles qué es lo que nosotros vemos. Creemos que para el futuro del país lo mejor es que se transparenten las gestiones”, contó a Letra P uno de los hombres fuertes de una de las cámaras que integran el Grupo de los Seis (G-6). Para ellos, los tiempos apremian: entienden que las derivaciones de causas judiciales van a seguir poniéndolos en el ojo de la tormenta y saben que muchos deberán testimoniar ante la Justicia por maniobras que, con una ley, quedarían exentas de cuestionamientos. Los empresarios confirmaron que el modelo debe ser el de las normas que usan “los países desarrollados”. Pero lo cierto es que la jerarquía del país no es parámetro para medir este tipo de iniciativas. Sin ir más lejos, Alemania, la nación más fuerte y con más poder dentro del bloque europeo, no tiene Ley de Lobby; mientras que México sí. Entre los países limítrofes, Chile la utiliza y el dato no es menor: es uno de los referentes que el macrismo observa como modelo no sólo económico sino regional, desde los años del ex Socma al frente de la Jefatura de Gobierno porteña y de su par empresario Sebastián Piñera en el Palacio de la Moneda. Los más activos en la ley del Cicyp son el histórico jefe de la Bolsa, Adelmo Gabbi, y el abogado de la entidad, Alberto García Lema.

EL PLAN CAMBIEMOS. Por otra parte, fuentes que trabajan con Adrián Pérez detallaron que la Ley de Lobby es el próximo paso luego de que se aprobara la ley de Acceso a la Información Pública y se terminara la reforma política. Hoy en día, los equipos técnicos están centrados en analizar, justamente, legislación comparada.

El caso chileno está entre esos papeles: la ley trasandina hace una diferenciación entre lobistas, que cobran una remuneración por las operaciones, y aquellos denominados “gestores de intereses particulares” que pueden influir en decisiones oficiales sin percibir dinero. Por razones obvias, y como ocurre en muchos países, habrá en la ley oficial un registro de este tipo de personajes. De esta manera, se busca ordenar un sistema que hoy funciona efectivamente en forma subterránea, con asesores, lobistas, intermediarios y hasta los propios empresarios operando con las fuerzas políticas para modificar el statu quo en su propio beneficio.

Casi a diario, los políticos –cualquiera sea el escalafón- reciben visitas, consultas y presiones, a veces consentidas. En el pasado reciente hay casos casi blanqueados, como el de la Unión Industrial Argentina (UIA) en contra del proyecto del legislador y abogado laboralista Héctor Recalde sobre distribución de dividendos de empresas entre sus trabajadores. O la propia ley anti-despidos. También hay casos particulares y menos conocidos: como el lobby que implementaron las empresas de medicina prepaga sobre el actual encargado del Plan de obras Belgrano, José Cano. El tucumano, que supo ocupar la presidencia de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, recibió modificaciones de la norma a la medida de las empresas. Por publicaciones periodísticas, debió volver atrás con cambio muy marcados que favorecían a los empresarios. Claramente, el lobby va en los dos sentidos, dado que existen en paralelo casos innumerables de lobistas propios del sector político.

Cabe destacar que de la reunión del Cicyp participaron dos hombres fuertes del Gobierno: el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, y el de Interior,Rogelio Frigerio. Ambos, al tanto del tema. Resta saber si en algún momento los dos proyectos confluirán en una sola iniciativa.

ESTADOS UNIDOS Y ESPAÑA. El caso más emblemático de blanqueo dellobby es, sin dudas, el de Estados Unidos. Por lo general, estas iniciativas son producto de desbordes con lobistas, situaciones que obligan a plantear un esquema de controles a la actividad. En 1995, el Congreso estadounidense sancionó la Lobbyng Disclosure Act, un texto que llamaba a las empresas de la actividad a dar a conocer resúmenes de actividad de manera semestral, además de gastos y pagos. Luego, en 2007, tras un hecho de corrupción de un reconocido lobista, se aprobó otra norma endureciendo los controles. El punto central de la modificación establecía que no podían ejercer como lobistas congresistas o empleados hasta después de dos años de abandonar el cargo.

Hace unos años, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, dio una charla sobre el tema Mark Fagan, especialista de la Universidad de Harvard. Puso blanco sobre negro y dijo que el lobby es un gran negocio y que las ONG americanas invierten casi cuatro millones de dólares en este tipo de acciones. Y precisó que hay allí tres tipos de lobby: el lobby “In The House”, el de las empresas en favor propio, las compañías grandes que solo se dedican al lobby, y una tercera variante de firmas pequeñas que juegan individualmente.

En el año 2014, luego de señales de desborde en la actividad, se empezó a analizar la regulación del lobby en España. Hay allí una asociación que los nuclea, pero no están reconocidos por el Parlamento ni registrados en una base de datos visible.

Letra P – 04/07/2016

Werthein pide una “fuerte autocrítica” a los empresarios

El presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción pidió a los empresarios respaldar a Macri y evaluar sus propias actitudes.

Un respaldo a la gestión de Mauricio Macri y dejar de lado la indolencia pidió hoy al empresariado el presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), Adrián Werthein, quien hizo una fuerte autocrítica sobre el rol del sector privado en los últimos años. 

Al analizar el régimen de subsidios y jubilaciones que dejó el anterior gobierno kirchnerista, Werthein alertó que los empresarios fueron “indolentes” con la administración de Cristina Fernández.

“Muchos llegamos a este país sin títulos de nobleza y ahora parece que cuando se habla de empresarios aparecen nombres como (Leonardo) Fariña, (Federico) Elaskar y (Lázaro) Báez. Nosotros no nos sentimos como esos señores”, advirtió Werthein. 

Para el directivo, la Argentina “no tiene muchas más oportunidades: en el 2002, ocho millones de personas, 24 por ciento de la población, recibía jubilaciones o subsidios. Hoy son 18 millones, 42 por ciento. Por cada empleado registrado 2,7 personas reciben subsidios. Esta es la herencia”.

El Grupo Werthein es un holding de compañías en Argentina íntegramente controlado por la familia Werthein y su origen está ligado a los negocios agroganaderos, aunque en los últimos 100 años el grupo ha expandido su portfolio de inversiones a diversas industrias: consumo masivo, telecomunicaciones, servicios financieros (seguros y bancos), bodegas, y energía y petróleo. 

“Ahora en la foto predominan los currículum, mientras que antes predominaban los prontuarios. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad”, expresó el empresario, al pedir apoyo para Macri mientras disertaba en un encuentro del CICyP en el Hotel Alvear de esta ciudad. 

En uno de sus párrafos acotó: “Somos hijos de tiempos en los que el apego a la Ley no estaba sobre nuestro escenario medular. Muchos de nuestros funcionarios del pasado gobierno tampoco tenían ese apego a la Ley”. 

“A veces fuimos indolentes e incluso fuimos conniventes” con los manejos de la anterior administración, al afirmar que fueron arrastrados por el clima de “corrupción” y permisivos mientras que alentó a los empresarios a “dar, en vez de pedir”. 

El presidente del CICYP solicitó “un apoyo explícito a la administración del presidente Mauricio Macri”, porque consideró que “este grupo”, es decir los funcionarios, “está bien inspirado”. En el encuentro participaron el ministro de Producción, Francisco Cabrera; el de Interior, Rogelio Frigerio; y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti; entre otros.

MDZ Online 30/06/2016

Adrián Werthein: “Los empresarios debimos haber sido menos permisivos”

Con críticas a la administración kirchnerista, elogios hacia los funcionarios del actual Gobierno y advertencias sobre la situación social que atraviesa la Argentina, Adrián Werthein se despachó hoy con un fuerte mea culpa empresario.

La Nación / Con críticas a la administración kirchnerista, elogios hacia los funcionarios del actual Gobierno y advertencias sobre la situación social que atraviesa la Argentina, Adrián Werthein se despachó hoy con un fuerte mea culpa empresario. “Debemos haber sido menos permisivos. A veces fuimos indolentes e incluso conniventes”, disparó el presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), en el almuerzo que la entidad organizó hoy en el Alvear Palace Hotel.

El encuentro, que tiene como orador al embajador de Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet, fue el escenario elegido por Werthein para referirse al pasado y el futuro del país. “Decir lo que pensamos en libertado no tiene que ser un acto sedicioso. En tiempos pasados el gobernante creía que la cosa pública le pertenecía, en lugar de ser un administrador de los bienes de otros”, disparó. Y añadió: “Muchos ministros pasados no integraron currículums sino prontuarios”, disparó.

El empresario, de buena relación con Macri pero también con Daniel Scioli, el candidato del Frente Para la Victoria en las últimas elecciones, se refirió a los casos de corrupción que involucran a empresarios ligados al kirchnerismo. “Cuando vemos algunos de los personajes que hoy no están en libertad, como (Leandro) Fariña, (Federico) Elaskar o el mismo (Lázaro) Báez, yo no me siento como esos señores. Y no creo que ninguno de los que estamos acá se sienta como esos señores”, disparó.

Werthein también hizo una autocrítica corporativa sobre el rol del empresariado en la década pasada: “Somos hijos de tiempos en los que el apego a la ley no estaba sobre nuestro escenario medular. Muchos de nuestros funcionarios del pasado gobierno tampoco tenían ese apego a la ley”.

En ese sentido, remarcó que los hombres de negocios en la Argentina deben recuperar su rol ante la sociedad. “A veces en estos últimos años nos da vergüenza decir la palabra empresarios y muchos de nosotros usamos el termino emprendedores, y eso no debería ser así”, remarcó.

También instó a sus colegas a tener “la frente alta”. “Asumamos nuestros errores y nuestra responsabilidad. Como en la construcción de un granero tenemos una gran capacidad para destruir pero tenemos que usarla para construir”, añadió.

En el salón escuchaban, entre otros, Javier Madanes Quintanilla, presidente del Grupo Aluar; Adelmo Gabbi, titular de la Bolsa de Comercio; Jaime Campos, número uno de la Asociación Empresaria Argentina (AEA); y Marcos Bulhgheroni, Vicepresidente de Desarrollo Comercial de PAE; Jorge Brito, dueño del Banco Macro; Héctor Méndez, ex presidente de la UIA; Martín Cabrales; Alejandro Roemmers y Marcelo Figueiras, presidente de laboratorios Richmond.

Por otra parte, el empresario se refirió a la gestión del actual Gobierno y remarcó que los empresarios “por una vez tenemos quedar, no pedir”.

“El actual es un Gobierno de gente que está bien inspirado, que va a cometer seguramente errores pero nosotros tenemos que estar para señalárselos y para acompañar”, aseguró ante la mirada de Francisco Cabrera (Producción) y Rogelio Frigerio (Interior), los dos principales funcionarios presentes en el auditorio.

“Es un privilegio extraordinario no tener que pedir. Tenemos que ayudar a Macri a que, con las presiones políticas que tiene que soportar, no se desvíe”, advirtió.

En referencia a la situación social del país, uno de los focos elegidos por Werthein fue el incremento en los desembolsos del Estado en materia de planes sociales, pensiones y subsidios. “En el 2002, ocho millones de personas, es decir el 24% de la población, recibían jubilaciones o subsidios. Hoy son 18 millones, el 42% de la población. Son 10 millones más”, ilustró.

Y añadió: “Hay 6,2 millones de personas registradas, y de ese total 2,7 millones están recibiendo pagos a fin de mes del Estado. Éramos número uno en educación y ahora tenemos números vergonzantes”.

“Esto no lo inventó el presidente Macri, es la herencia. Si tenemos que achicar, seamos creativos. Invirtamos en innovación”, concluyó.

Entorno Inteligente – 29/06/2016

Werthein propuso diálogo con el gobierno en este gran momento

El empresario Adrián Werthein invitó a respaldar al gobierno de Macri, mantener “un diálogo permanente , sereno y responsable”.

“Seamos una línea de apoyo, de respaldo para sostener la República, sostener los principios que sostuvo Macri en su discurso inaugural y ayudarlo con las presiones políticas que tiene que soportar, y si tenemos discrepancias hagámoslas conocer responsablemente”, dijo Werthein en el almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), en honor al embajador de los Estados Unidos, Noah Brison Mamet, en el Hotel Alvear.

En ese sentido, remarcó: “Yo creo que la Argentina no tiene muchas más oportunidades, hemos sido número uno en latinoamérica en materia de educación, hoy tenemos números vergonzantes”.

Se refirió en este contexto al gobierno anterior y consideró que “los empresarios deberíamos haber sido menos permisivos, a veces indolentes, y muchas veces fuimos conniventes”.

Además, hizo una diferenciación de los empresarios de primera línea del otro empresariado vinculado al gobierno anterior: “Yo no me siento como Fariña, Elaskar o Báez. Tenemos que tener la frente alta para que todos sepan quién es quien”, subrayó.

“Tenemos que hacernos cargo de nuestra responsabilidad asumiendo nuestros errores y asumiendo un rol activo. Tenemos algunas propuestas para hacer, la primera es que nos juntemos, que tengamos un apoyo explícito a la administración del presidente Macri”, señaló.

Dijo que “este (el Gobierno) es un grupo de gente que está bien inspirado, que va a cometer errores, pero nosotros debemos estar para ayudar a corregir esos errores y no para destruir los caminos, debemos estar promoviendo un diálogo permanente, sereno y responsable”.

“Tenemos que aprovechar este momento que es un momento extraordinario para Argentina donde decir lo que uno piensa en libertad no significa, si es discrepante, un acto sedicioso, nosotros venimos de tiempos como esos, el gobierno anterior tal vez empezaron bien inspirados en sus principios, pero la realidad es que el resultado no fue bueno”, agregó.

Destacó que “ha llegado el tiempo en que no hay que pedirle al Gobierno, hay que ofrecerle. Le podemos pedir magia a la administración Macri? Hoy tenemos 6,2 millones de personas activas y tenemos 2,7 pasivos porque en los últimos años desde 2002 pasamos de 8 millones de jubilados pensionados y planes sociales a 18 millones (sumando 10 millones de personas) que son el 42% de la población en el sistema de seguridad social”.

“Esto no lo inventó el presidente Macri, esta es la herencia y nosotros tenemos que ayudar”, afirmó.

Por otra parte, dijo que otro objetivo “es aportar metodología para sostener el empleo y si debemos achicarnos debemos ser creativos y evitar que se pierdan puestos de trabajo. Si tenemos que prescindir de alguna persona o grupo tratemos de ser autocríticos e innovar”.

Por último, dijo que “uno de nuestros proyectos del CICyP es tener participación activa en la discusión de la ley del lobby, la Ley de Gestión de Intereses para que salga una ley cumplible”.

“Somos defensores de la libertad, del libre comercio y la empresa privada pero debemos actuar con responsabilidad”, concluyó.

Sin Mordaza – 29/06/2016

En una cumbre de industriales: fuerte autocrítica sobre la última década y el rol empresarial

“Muchos llegamos a este país sin títulos de nobleza y ahora parece ser que cuando se habla de empresarios aparecen nombres como (Leonardo) Fariña, (Federico) Elaskar y (Lázaro) Báez. Nosotros no nos sentimos como esos señores”.

30-06-2016. Esto dijo el presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), Andrés Werthein.Con un discurso que shockeó a los casi 300 asistentes que se dieron cita en el Hotel Alvear, Werthein hizo una breve pero dura autocrítica del rol del empresariado en la última década.

Ya en el coctel previo era el comentario generalizado el tema de “los bolsos de López” funcionario a quién una gran mayoría conoció y las implicancias que puede tener el que la Justicia siga avanzando.

Resultaba extraño, entre canapé y canapé, escuchar a encumbrados hombres de negocios reclamar porque en la Argentina también “tengamos a un Marcelo Odebrecht”.

En este sentido, se explica el duro discurso de Werthein que empalideció al orador invitado, el embajador de los Estados Unidos, Noah Brison Mamet, quién como buen diplomático evitó hacer consideraciones que pudieran provocar algún inconveniente. Es más se disculpó también de opinar respecto a qué pasaría si Donald Trump ganase las elecciones, “ustedes saben que soy muy amigo de Hilary Clinton y no dudo que hará un buen gobierno”. Quizás y más como un wishful thinking comentó que “en las primarias votan 30 millones de norteamericanos y en las generales lo hacen 120” dando a entender que el resultado aún está por verse.

Respecto de Argentina anticipó que las “inversiones norteamericanas serán de unos 18.000 millones de dólares” aunque no precisó en qué periodo se desembolsarán.

Aún retumbaban las palabras de Werthein reprochando a los empresarios que decidieron “callar porque el silencio nos protege” al tiempo que pidió más compromiso e instó a que las entidades se unan para elaborar un código de buenas prácticas (es decir evitar hechos ilícitos); avanzar en una ley de lobby y acordar un trabajo que “establezca una metodología para impulsar el empleo“.

Este llamado ya cuenta con el apoyo de la Unión Industrial Argentina (UIA); Sociedad Rural, Bolsa de Comercio y la Cámara Argentina de Comercio. Pero la intención es que se sumen otras entidades empresarias.

Héctor Méndez, extitular de la UIA asentía ya que como reconocen algunos de sus colegas fue uno de los pocos que siempre se “descolgaba con declaraciones irritativas”. Práctica que aún continúa y que lo llevaron a tener que presentarse a la Justicia este lunes para explicar sus dichos referidos a que en el anterior gobierno se cobraba comisiones para que las cosas salgan.

Entre los asistentes se encontraban escuchando esta autocrítica se pudo ver a Carlos Bulgheroni, Adrián Kaufman, Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio); Guillermo Dietrich (P) (Cámara Argentina de Comercio); Miguel Urquia (Aceitera Dehesa) el titular de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, entre otros.

Este llamado a definir “normas de buenas prácticas” es consecuencia de una década donde para mantener la empresa “era más importante llevarse bien con el gobierno que tener una postura corporativa”, explicaba un importante dirigente de cuya empresa dependen muchos trabajadores.

Los empresarios creen que ahora será posible porque “en la foto (de los funcionarios del gobierno) predominan los curriculum, mientras que antes predominaban los prontuarios”.

Existe conceso en el sector empresario que ahora se puede dialogar, discrepar e incluso criticar a los funcionarios y “no tenés ninguna represalia“. Un importante empresario agroindustrial comentaba no sin asombro que “perdió a tres profesionales sénior que prefirieron ir a trabajar al Estado y por menos plata, esto nunca lo vi”, dijo.

Werthein reflejó el ánimo del mundo de los negocios al instar a “apoyar a explícitamente a la gestión de Mauricio Macri”, y recordó que fueron “indolentes con la anterior gestión”.

También le recordó a sus pares que “somos afortunados porque estamos entre los que no tienen que pedir” pero les reprochó que “nos quejamos cuando tenemos que dar”. En este sentido recomendó que “si tenemos que achicarnos estemos dispuestos a innovar para no ir por el camino más fácil (el despedir)”.

El embajador norteamericano ante la pregunta de ámbito.com respecto a cómo se puede combatir a la corrupción también formuló una crítica al sector empresario al remarcar que no tienen contacto con “políticos y funcionarios” y los instó a que lo hagan, a que se involucren.

A su juicio los argentinos quieren abolir este tipo de prácticas y mencionó que cuando recién llegó se desató el escándalo de la FIFA y que pensó que con el “sentimiento antinorteamericano que existe en el país y con la pasión que hay por el futbol” existiría un mayor repudio por la investigación, cosa que no ocurrió.

Media Mendoza – 30/06/2016