Por Silvia Naishtat, Clarín, 02/10/2016.

 

El regreso de una larga dinastía, por Silvia Naishtat.

Fundado en Montevideo en 1941 para defender la libertad de comercio y la propiedad privada, el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) estuvo durante décadas presidido y ligado a Julio Werthein, fallecido en 2013. Desde este año lo dirige su sobrino Adrián, en lo que no sólo representa el regreso de una dinastía, sino un giro copernicano en una institución conservadora y que ahora busca presencia hasta en la ONU, donde por carta solicitó formar parte del pacto global por el medio ambiente. Ban Ki- moon lo concedió. Pese a que no integró la comitiva oficial, Adrián Werthein fue clave para el encuentro del presidente Macri con las instituciones de la colectividad judía en EE.UU., una manera de reparar heridas con la Argentina, muy evidentes durante la gestión de Cristina por el pacto con Irán. Eduardo Eurnekian fue designado presidente honorario y Javier Mutal, el economista con rol decisivo en el equipo de Roberto Lavagna en la reestructuración de la deuda en 2005, es el director coordinador. Sumaron como jefes de comisiones a Ignacio de Mendiguren, Luis Gold y Teddy Karagozian, entre otros. Un capítulo aparte es la presencia de Gustavo Cinosi en la comisión de Asuntos Internacionales. Durante el kirchnerismo, Cinosi fue un puente para las relaciones con Julio de Vido y otros miembros de la Casa Rosada.