Macri almuerza con empresarios del Consejo Interamericano de Comercio y Producción.

Antes, el presidente Mauricio Macri encabezará una reunión de coordinación de Gobierno en la Casa Rosada

BUENOS AIRES (Télam)- La primera actividad oficial será a las 10.30 en el despacho presidencial de Casa de Gobierno, donde el jefe de Estado, Mauricio Macri, presidirá una reunión de coordinación con parte del gabinete nacional, con el propósito de analizar la marcha de la gestión del Poder Ejecutivo.

A las 13, en tanto, Macri asistirá al almuerzo anual del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) que se llevará a cabo en el porteño hotel Alvear, en el barrio de Recoleta, donde será recibido por el titular de esa entidad, Adrián Werthein, y otros directivos.

En ese marco, el primer mandatario dirigirá un mensaje a los miembros del CICYP.

A las 15, Macri recibirá en su despacho de la Casa de Gobierno a su par de Eslovenia, Borut Pahor, quien concurrirá acompañado por la embajadora de ese país centroeuropeo, Jadranka Šturm Kocjan, con el propósito de profundizar las relaciones bilaterales entre ambos países y analizar nuevas oportunidades de cooperación entre ambos gobiernos.

Eslovenia es un país ubicado en el punto de confluencia de cuatro grupos idiomáticos: el eslavo, el latino, el ugrofinés y el germánico.

En su territorio se unen también cuatro grandes regiones geográficas europeas: los Alpes, la región baja de Panonia, los montes Dináricos y el Mediterráneo.

Diario El Intransigente – 20/10/2016

Macri almuerza con empresarios del Consejo Interamericano de Comercio y Producción

El presidente Mauricio Macri encabezará una reunión de coordinación de Gobierno en la Casa Rosada, al mediodía asistirá al almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción en el hotel Alvear y por la tarde recibirá a su par de Eslovenia.

La primera actividad oficial será a las 10.30 en el despacho presidencial de Casa de Gobierno, donde el jefe de Estado presidirá una reunión de coordinación con parte del gabinete nacional, con el propósito de analizar la marcha de la gestión del Poder Ejecutivo.

A las 13, en tanto, Macri asistirá al almuerzo anual del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) que se llevará a cabo en el porteño hotel Alvear, en el barrio de Recoleta, donde será recibido por el titular de esa entidad, Adrián Werthein, y otros directivos.

En ese marco, el primer mandatario dirigirá un mensaje a los miembros del CICYP.

A las 15, Macri recibirá en su despacho de la Casa de Gobierno a su par de Eslovenia, Borut Pahor, quien concurrirá acompañado por la embajadora de ese país centroeuropeo, Jadranka Šturm Kocjan, con el propósito de profundizar las relaciones bilaterales entre ambos países y analizar nuevas oportunidades de cooperación entre ambos gobiernos.

Eslovenia es un país ubicado en el punto de confluencia de cuatro grupos idiomáticos: el eslavo, el latino, el ugrofinés y el germánico.

En su territorio se unen también cuatro grandes regiones geográficas europeas: los Alpes, la región baja de Panonia, los montes Dináricos y el Mediterráneo.

Diario Télam – 20/10/2016

El Presidente les envió un fuerte mensaje a los empresarios.

Macri les pidió empresarios que “dejen los miedos” y “se rompan el traste” para mejorar la productividad. Lo hizo ante unos mil empresarios en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción.
El presidente Mauricio Macri instó este jueves a los empresarios argentinos a “dejar los miedos” de lado y “romperse el traste” para mejorar la productividad de la economía, porque eso generará empleos y ayudará a los ciudadanos que “la están pasando mal”.

“Ustedes tienen que dar el ejemplo, tienen que ser los primeros en plantear una agenda superadora.
Llamémoslo competitividad, productividad o romperse el traste, como ustedes quieran”, dijo el mandatario.

El jefe de Estado se expresó así ante unos mil empresarios en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), en el hotel Alvear, donde también hizo un repaso de las medidas implementadas por su gestión para “generar confianza”.

Macri dijo que “valora” la constitución de la mesa para el Diálogo Social para la Productividad y el Empleo que conforman su Gobierno, las principales cámaras empresariales y los sindicatos que integran la CGT.

“Valoro que nos volvamos a reunir noviembre y una vez por mes para que cada uno ponga sobre la mesa las decisiones que cada uno va a asumir para producir más porque eso es generar más empleo”, sostuvo.

Noticias Argentinas – 20/10/2016

El presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP), Adrián Werthein, respaldó este jueves al gobierno de Mauricio Macri durante un almuerzo al que fue invitado el jefe de Estado.

“Señor Presidente, tiene usted nuestro más amplio respaldo y credibilidad”, aseguró en el cierre de un discurso que fue aplaudido por los casi 300 hombres de negocios que se congregaron este mediodía en el Hotel Alvear.

El empresario resaltó el cambio de la conducción política a partir del 10 de diciembre de 2015 como un punto de partida para revertir los principales problemas que tiene la Argentina, entre los que señaló la pobreza y la falta de trabajo.

“Somos sus aliados para generar empleo, luchar por la inclusión efectiva, velar por la vigencia de la República, lograr que cada ciudadano tenga acceso a vivir dignamente y para mejorar la competitividad. Es enorme lo que tenemos que hacer para mejorarla. Y en su anunciada política gradual sabemos que se continuarán resolviendo las distorsiones”, precisó Werthein.

Esta visita de Macri se convirtió en el regreso de un presidente al CICYP luego de 15 años. Allí empresarios, políticos y economistas analizan la coyuntura y las perspectivas del país para el futuro inmediato. Junto a Macri participaron del almuerzo Rogelio Frigerio, Fulvio Pompeo, Francisco Cabrera, Miguel Brown y Gerardo Sanz.

Werthein recordó las palabras que el mandatario argentino pronunció en Roma, la semana pasada, luego de reunirse con el papa Francisco para celebrar esta nueva etapa de diálogo y consenso en la Argentina. “Cuánto mejor es eso que aquel felizmente lejano vamos por todo”, dijo Werthein para contraponer a la gestión de Cambiemos con las formas implementadas durante los últimos años de kirchnerismo.

El ejecutivo resaltó cómo otro síntoma positivo del cambio de aire político la recuperación de estadísticas confiables del Indec, lo que permitirá recuperar “el tablero de control”. No obstante describió como “dolorosos y alarmantes” los datos de pobreza que se conocieron el mes pasado.

Infobae – 20/10/2016

El Presidente habló en el clásico almuerzo que organiza la Cicyp y se dirigió a los hombres de negocios: “La inflación es responsabilidad del Gobierno, no de los empresarios”, indicó.

Después de 15 años, un Presidente participó del almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), un encuentro que se ha convertido en un clásico en el que políticos y economistas analizan la coyuntura y las perspectivas del país, mientras que los empresarios plantean sus dudas sobre el futuro inmediato.

En ese contexto, Mauricio Macri se dirigió a los hombres de negocios y en el inicio de su discurso pronunció una definición importante: “La inflación es responsabilidad del Gobierno, no de los empresarios”.

Sin embargo, les pidió que se involucren con el “cambio cultural” que impulsa el Gobierno de Cambiemos: “No es tiempo para el miedo o ni mezquindades porque uno de cada tres argentinos la está pasando mal”, enfatizó.

“Ustedes son líderes importantes de la sociedad, tienen que dar el ejemplo, ser los primeros en plantear una agenda superadora, llamémosla productividad, competitividad o romperse el traste”, planteó el mandatario.

Además, destacó la necesidad de “crecer todos los años, durante muchos años, para que la realidad cambie”, por lo que indicó que es “importante entender que esto no es una tarea de un presidente, de un gobierno, es de cada argentino, y especialmente de ustedes, con su capacidad de liderazgo, con la educación que tuvieron la suerte de recibir; hay que ser protagonistas y no quedarnos en una actitud especuladora, de ver lo que va a pasar”.

El almuerzo que se desarrolla en el Hotel Alvear es un encuentro que se enmarca en un año muy intenso que comenzó con el Foro de Davos en enero, luego se destacó el Foro de Inversiones en Buenos Aires en septiembre, y hace dos semanas en el Coloquio de IDEA, en Mar del Plata.

Junto con Macri están Rogelio Frigerio, Fulvio Pompeo, Francisco Cabrera y Miguel Brown, mientras que el anfitrión Adrián Werthein, quien tomó el mando que dejó en marzo Eduardo Eurnekian, será acompañado por más de 300 empresarios.

El Banco Central, y también los ministros de Hacienda y de Producción, anticiparon que la recesión ya quedó atrás y que en este último trimestre la economía volverá a crecer.

Sin embargo, los últimos datos oficiales de consumo y actividad fabril dieron cuenta de que la reactivación está muy fragmentada: mejor el agro y el sistema financiero, expectante el sector de las energías renovables y la construcción, y rezagada la rama fabril, en particular la dependiente de la reactivación de Brasil.

EDUCACION

Durante su discurso, por otro lado, Macri vinculó la creación de empleos de calidad con la necesidad lograr una mejor educación y, en este sentido, defendió la evaluación Aprender que el Ejecutivo implementó el pasado martes.

“Más del 90 por ciento de los chicos hicieron la prueba, más allá de todo lo que dijo o de la política inoportuna. No lo hicimos para buscar culpables, no hay tiempo para eso; es para saber dónde estamos parados, qué hace falta, porque cada cuatros chicos que empezaron solo dos van a terminar si no hacemos nada. Es un desastre”, lamentó.

Por último, dijo que hay que “saber a ciencia cierta que es lo que está fallando para revertir el proceso. La alternativa no es ocultar, sino decirnos la verdad, indignarnos, y canalizar esa bronca construyendo soluciones”.

Infobae – 20/10/2016

El presidente Mauricio Macri instó a los empresarios a “dar el ejemplo” y abogó para que sean “los primeros en plantear una agenda superadora, llamémosla productividad, romperse el traste, como quieran”.

En referencia al rol del empresariado, Macri afirmó: “Les quiero proponer a ayudarlos para que tengan claro cuáles son las reglas, que realmente haya igualdad ante la ley y que no haya competencias desleales”.

En el almuerzo anual del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) al que asisten más de 490 comensales, el mandatario afirmó que “no estamos frente a un cambio económico, sino que “estamos frente a un profundo cambio cultural”.

“Tenemos que asumir el compromiso de producir más y mejor, porque así vamos a tener más empleo. La Argentina necesita de sus capacidades, abrir y conquistar mercados, hacer crecer el mercado interno”, propuso el Presidente.

En ese sentido, dijo que el mundo está “apostando” por la Argentina como el país con “mayor potencialidad”, pero al mismo tiempo advirtió que hay que demostrarle a la comunidad internacional que “fuimos capaces de reconocer nuestros errores”.

“Nos integramos al mundo, ustedes han sido testigos de como nos han abierto las puertas, hay un entusiasmo inédito por nuestro país”, afirmó. “Reconstruimos las estadísticas, para creer, para crear confianza hay que manejarse con la verdad”, dijo el Presidente ante un atento auditorio.

“Estamos haciendo progresos todos los días, cada días estamos un poco mejor, cada día nos estamos entendiendo mejor”, afirmó.

“No hay tiempo para miedos, para mezquindad, porque 1 de cada 3 argentinos la está pasando mal. Tenemos que crecer todos los años, muchos años, para que esta realidad cambie”, enfatizó.
En cuanto al primer encuentro de la Mesa del Diálogo por la Producción y el Trabajo, Macri dij que “todos comentaban que alegría poder encontrarnos en una mesa redonda”. Y resaltó que “la mesa compartió el primer objetivo de nuestro gobierno que es combatir la pobreza”.

Al respecto, Macri aseguró que “pobreza cero es un camino que no se puede detener, vamos a reducir la pobreza cuando hayamos creados empleos de calidad”,

“La inflación es responsabilidad del gobierno y no de los empresarios” y explicó que “hemos comenzado avanzar en la reducción sistemática de la inflación”. En ese sentido, Macri aseguró que “hay que generar las condiciones para que haya la suficiente competencia para que la gente acceda a productos de calidad y a precios accesibles”.

Entre las más de las 40 mesas se pudó observar una presencia variopinta, en la que convivieron funcionarios, dirigentes y empresarios. Entre otros, estuvieron presentes Sergio Bergman, ministro de Ambiente, Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, Juan Luis Manzur, gobernador de Tucumán, Fluvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos, Noah Mamet, embajador de Estados Unidos, Miguel Ángel Pichetto, jefe de bloque del Senado del FpV, y Mario Negri presidente del bloque de Diputados de Cambiemos.

También asistieron los ministros de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Villegas, y de la Producción, Joaquín de la Torre, el titular del Banco Nación, Carlos Melconian y la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso. Se suman intendentes del conurbano como Luis Andreotti (San Fernando), Nicolás Ducoté (Pilar), Julio Garro (La Plata), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Gustavo Posse (San Isidro), Jorge Macri, Vicente López, y Diego Valenzuela (Tres de Febrero).

Ámbito financiero – 20/10/2016

Satisfacción oficial, con la expectativa de generar un alivio para el fin de año.

“Ya está, ya está”, suspiró aliviado un ministro, un rato después de salir de la extenuante reunión en el Museo Casa Rosada, en la que el Gobierno, gremialistas y empresarios acordaron el pago optativo de un bono de $ 2000 para compensar el deterioro salarial que provocó la inflación, y evitaron de ese modo una medida de fuerza por parte de la flamante CGT unificada.

La sensación compartida era, precisamente, de “satisfacción y alivio”, tanto en Balcarce 50 como en la quinta presidencial de Olivos, desde donde el presidente Mauricio Macri siguió las alternativas del cónclave.

Su informante fue, como siempre en estos casos, el jefe de Gabinete Marcos Peña, quien según confirmó LA NACION lo tuvo al tanto de manera permanente de la marcha de las negociaciones con los sindicalistas y los hombres de empresa.

“Todo salió bien y él estaba muy satisfecho”, resumió un allegado al Presidente al caer la tarde.

Otro asesor que suele interpretar el pensamiento de Macri lo explicó de manera más amplia. “Arreglar las demandas salariales con una compensación de $ 2000 es un avance. En términos porcentuales es mucho menos dinero que el que hubiéramos tenido que acordar negociando de otra forma o reabriendo paritarias”, se explayó el asesor presidencial.

Según otro alto funcionario, “los empresarios que puedan lo van a pagar y el Estado también, aunque depende de cada ministerio y administración”, agregó. ¿Por qué los integrantes del triunvirato de la CGT no participaron de la conferencia de prensa luego del encuentro? “No les convenía aparecer sonriendo con funcionarios nacionales después de acordar. Los sectores combativos no se lo perdonarían”, se sinceraban en un despacho oficial.

La postergación sin fecha de un paro general que más tarde confirmaron los gremios peronistas sirvió para reafirmar las buenas sensaciones.

“Cumplimos con el adicional a los jubilados, el beneficio a las asignaciones por hijo, la exención del impuesto a las ganancias para los aguinaldos y el bono de fin de año. No tenían razones para una medida de fuerza”, afirmaban cerca del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien tuvo a su cargo las negociaciones con los jefes sindicales.

Tensión y prudencia

Desde la cartera laboral destacaban la “prudencia de empresarios y sindicatos”, más allá de reconocer que hubo “tensión” cuando se discutió el monto del bono optativo, que el Gobierno empezó definiendo en una cifra menor a la finalmente acordada. Relativizaron la postura de algunos sectores, como CAME, que anunció que las pymes no pagarán el bono extraordinario a sus empleados “porque ya acordaron un aumento del 19%” antes del cónclave de ayer.

“La idea era no ahorcar a nadie con medidas que después no pudieran cumplir”, explicaron en el Gobierno. Y dejaron abierta la posibilidad de que los gobernadores e intendentes se sumen al pago de ese dinero extra. “Algunos de ellos ya nos dijeron que lo van a pagar, pero no nos metemos”, aclararon fuentes oficiales.

Un dato adicional alegró a los caciques sindicales e industriales: el anuncio extraoficial del inminente envío al Congreso de una nueva ley de ART, que según el Gobierno “ordena” el sistema de beneficios y pone límites a la “industria del juicio” en torno de los accidentes laborales.

“Los dos sectores nos pedían en conjunto una ley para poner orden en ese punto. Y lo hicimos”, contó otro miembro del gabinete.

Un horizonte despejado y sin paros nacionales a la vista hasta fines de año era el escenario más festejado por el Gobierno. “Con la baja de la inflación en los próximos meses, vamos a negociar el año que viene una paritaria mucho más baja que la de este año. Todo tiende a tranquilizarse”, se ilusionaban en el primer piso de la Casa Rosada.

Será este el escenario optimista que el presidente Macri planteará a destacados empresarios hoy, a las 13, en el hotel Alvear, en un almuerzo que compartirá con el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp). “El año que viene habrá muchos empleados públicos que serán tomados por empresas privadas”, pronosticaban en el Gobierno.

La Nación – 20/10/2016

El presidente Mauricio Macri les reclamó ayer a los empresarios que deben “dar el ejemplo” y “romperse el traste”, en un mensaje para que inviertan, generen empleos y paguen a sus trabajadores el bono de fin de año, con el fin de compensar la inflación, según lo acordado anteayer entre el Gobierno, la CGT y las seis principales cámaras empresariales.

Esa acta acuerdo firmada en la Mesa de Diálogo por la Producción y el Trabajo, que fijó un bono de $ 2000 como referencia, generó ayer tensiones entre dirigentes sindicales y sectores industriales, como se informa por separado.

Esa discusión pareció trasladarse al almuerzo anual del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), que preside Adrián Werthein, y que se realizó en el hotel Alvear, con 500 invitados que pagaron entre $ 2300 y $ 4000, según fueran socios o no. Macri fue el principal orador, con un discurso de reclamo a los empresarios, pero con tono amigable.

“Son ustedes los que tienen que dar el ejemplo, los primeros en plantear una agenda superadora, de productividad, de competitividad, o romperse el traste, como lo quieran decir, pero si quieren que este país crezca, depende de cada uno”, dijo el Presidente, con tono firme.

Macri considera que ciertos empresarios no lo ayudaron hasta ahora a bajar la inflación y exhibir inversiones. Por ello pide su colaboración para que las nuevas reglas económicas funcionen y lo ayuden a ganar legitimidad y a triunfar en las elecciones y garantizar la continuidad.

Click Aqui
El peor fantasma para Macri y todos los presentes es el regreso del populismo y, por ello, los empresarios muestran un total respaldo a las nuevas reformas.

Los voceros oficiales intentaron luego bajar el tono a las interpretaciones y señalaron que el pedido fue orientado a que “tienen que innovar, producir, ser eficientes, salir al mundo y cuidar el medio ambiente”.

Sin embargo, otras voces más políticas de la Casa Rosada admitieron que “el Presidente quiere que los empresarios paguen el bono”, aunque “hay que segmentar por sectores”. Dijeron que fue un “mensaje a todos, pero sobre todo a los que les hemos sacado el pie de la cabeza: el campo, algunas economías regionales, el sector automotriz y la construcción, que comienza a recuperarse”.

De hecho, la Casa Rosada se puso a analizar ayer el pago del bono a algunos sectores de los trabajadores estatales nacionales y los primeros indicios son que lo podrían cobrar todos los agentes que no tengan cargos jerárquicos de coordinador hacia arriba (director, subsecretario y secretario de Estado).

La evaluación del tema es de los ministros de Modernización, Andrés Ibarra; de Trabajo, Jorge Triaca, y de Hacienda, Alfonso Prat-Gay. “La decisión es terminar bien el año y garantizar la paz social”, dicen.

En su discurso ante los empresarios, Macri envió otro mensaje y dijo que el país “necesita crecer y rápido”. La prioridad del Presidente es que inviertan y abran puestos de trabajo, objetivo que considera clave para poder ganar las elecciones legislativas de 2017. “No hay tiempo para miedos, para mezquindad, porque uno de cada tres argentinos la está pasando mal. No tenemos que quedarnos en una actitud especuladora, a ver qué va a pasar, hay que ser solidarios con aquellos que necesitan un país creciendo”, dijo Macri.

En ese punto, destacó la conformación de la Mesa del Diálogo por la Producción y el Trabajo entre el Gobierno, la CGT y los empresarios, en cuya primera reunión anteayer en la Casa Rosada se acordó repetirla en noviembre y diciembre próximos.

En ese diálogo se convino también en la discusión sector por sector del bono extra y la negociación del Plan Productivo Nacional, que consiste en reducir los costos de producción no laborales para garantizar competitividad y productividad, crear empleo y combatir la pobreza.

La Nación – 21/10/2016

Encuentro en el Hotel Alvear. El Presidente habló este mediodía en un encuentro del Consejo Interamericano de Comercio y Producción. Había políticos, diplomáticos y hombres de negocios.

El presidente Mauricio Macri hizo este mediodía una fuerte exhortación a decenas de empresarios que lo escuchaban en un coqueto salón del Hotel Alvear. Usó lenguaje cotidiano: los llamó literalmente a “romperse el traste” para sacar el país adelante.

Macri habló en un encuentro del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp). Antes, lo había hecho el líder temporal de este grupo, el empresario Adrián Werthein.

También lo escuchaban funcionarios de la Nación, provincia y municipios, oficialistas y opositores. Embajadores y dirigentes. Pero el reclamo más fuerte del Presidente fue a sus ex colegas.

“Cuál es el rol de nuestros queridos empresarios”, abrió el debate. “En la Argentina se ha oscilado entre estar lo más lejos del Estado, para que no nos complique, o lo más cerca, para ver qué se le puede sacar”, señaló.

Macri invitó luego a tener “otro tipo de relación: que sepan las reglas y que se cumplan. Igualdad ante la ley y que no haya competencias desleales. Estamos ante un profundo cambio cultural. Lo que les pedimos a los chicos con estas reformas en educación, es que el valor de nuestra vida sea expresado en la capacidad de superarnos”.

Y ahí fue cuando el líder del PRO exhortó a los empresario. “Ustedes son líderes de la sociedad. Tienen que dar el ejemplo. Los primeros en plantear una agenda superadora. Llamémosla competitividad, productividad, o romperse el traste. Pero si cada uno de ustedes quiere que se crezca, hay que crecer en el trabajo de cada uno”.

Luego, opinó que “mejor lo hagamos, mejor empleo. Necesitamos de su capacidad de innovar, incorporar tecnología, socios. Juntos tenemos que abrir y conquistar mercados. Mejorar el abastecimiento con productos de calidad que se puedan exportar. No hay tiempo para miedo ni mezquindad. Uno de cada tres argentinos la pasa mal. Necesitamos crecer y rápido. Tal vez desde el último trimestre y seguro en 2017. tenemos que crecer durante muchos años”.

Antes de Macri, había hablado el titular del Cicyp, Adrian Werthein, quien se deshizo en elogios al Presidente. Para entrar en clima, Werthein (hincha de River) evocó el Boca-River del año 2000, cuando Boca eliminó a River de la Copa Libertadores con un histórico gol de Palermo, reaparecido esa noche tras una larga lesión.

Pero en concreto, Werthein resaltó el nuevo clima político que se vive desde el cambio de Gobierno. “Cuánto mejor es convocar al diálogo que aquel ya lejano vamos por todo” dijo el empresario, arrancando un aplauso de los presentes.”

Más adelante, Werthein señaló: “Somos sus aliados, señor Presidente, para generar empleo, inclusión efectiva, defender la vigencia de la República, y para que todos tengan acceso a vivir dignamente”.

“A todos nos preocupa la competitividad. Es mucho lo que hay que hacer. Entendemos su gradualismo para adecuar los aspectos distorsivos en materia fiscal y los costos asociados al trabajo que nos afectan competir. Sabemos de la gravedad y de que no tienen todas las soluciones. El diálogo es la clave. Estamos al lado suyo. Juntos.”

Macri habló unos 15 minutos y luego compartió unos minutos la mesa central. Lo esperaban, además de Werthein, Eduardo Eurnekian, Sebastán Bajó, Jorge Di Fiori (Cámara de Comercio), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio), entre otros.

Clarín – 20/10/2016

En la Casa Rosada lo esperaba el presidente de Eslovenia y Mauricio Macri se perdió el domo de chocolate con tal de llegar a tiempo. Eso sí, en su retirada del almuerzo del Cicyp, se detuvo unos segundos en la mesa en la que Laura Alonso estaba rodeada por José Chediak y Gustavo Weiss, empresarios de la construcción. “Laura a éstos no les dejes pasar ninguna”, disparó a la jefa de la Oficina Anticorrupción. Ella le correspondió con una amplia sonrisa.

Un poco más allá, Ernesto Sanz, que compartió la mesa principal con el Presidente, interpretó: “Macri se siente aquí como pez en el agua, los conoce y sabe dónde aprieta el zapato”.

De esa charla reservada en el almuerzo, trascendió que el Presidente dijo a Eduardo Eurnekián: “Miren lo que hago e inviertan de una buena vez. ¿Qué están esperando?”. El dueño de los Aeropuertos prometió anuncios millonarios.

Nadie sintió, sin embargo, la exhortación presidencial ni las advertencias como presión. Más bien, se vivió un clima de espejismo que se insinuó desde el ingreso al Alvear con una multitudinaria y democrática cola que mezclaba al flamante embajador de Israel, Ilán Sztulman con Ludovico Rocca, del grupo Techint, Javier Madanes Quintanilla (Aluar), Guillermo Nielsen y José de Mendiguren.

Adrián Werthein, titular del Cicyp, venía planeando el encuentro desde que compartió con Macri la reunión con el Congreso Judío Latinoamericano en Nueva York en septiembre. Pero la Rosada recién le confirmó la fecha hace una semana. Werthein, con celo excesivo por estos eventos, ocupó el bar inglés del hotel con enorme cartel del Cicyp y agradecía cada presencia con fotos protocolares y espectaculares. Por allí desfilaron desde Hugo Sigman, el gobernador Manzur, el senador del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto y varios intendentes.

Tamara Kosacoff, a cargo de la organización, anuló el clásico VIP por una generalizada bandejeada previa que no contempló jerarquías. En esos salones que quedaron chicos, Carlos Melconian decía que el Nación ya había otorgado 4.500 créditos hipotecarios. Cerca, Juan Curuchet, del Provincia, prefería contar que abrió 1.000 cuentas para el blanqueo y confesó que en los pueblos la gente siente vergüenza e instrumentaron un sistema para que puedan hacerlo en las localidades vecinas. A David Lacroze le preguntaban por la cosecha: “Desde la política entiendo la decisión de no bajar las retenciones a la soja. Económicamente fue un error”, sentenciaba.

Un grupo compacto escuchaba relatos de la reunión del miércoles en la Rosada. Guillermo Carracedo, que asistió en nombre de la Bolsa, sorprendió con elogios a los sindicalistas. “Estuvieron mejor que nosotros. Defendieron la gobernabilidad”.

La familia Werthein asistió en pleno. Y en rol de anfitriones sorprendieron a un antiguo vecino, Daniel Funes de Rioja. “Cuando los Werthein eran humanos, vivíamos en el mismo edificio. Mi madre era pianista y ellos la escuchaban”, recordó el presidente de Copal en obvia referencia al tamaño empresario del grupo dueño de Telecom, entre otras empresas.

La condesa Lily Sielecky, suegra del ex canciller Timerman, acaparó la atención. Sentada junto al dueño de Buquebus, Juan Carlos López Mena y su pequeña nieta, se acercó a saludarla Liliana Bein, que se define como la hermana macrista del economista. Tampoco pasó desapercibido Gustavo Cinosi, que supo ser el lazo de Carlos Zannini con el establishment. Lo saludaban ignorando el pasado. Cinosi aclaraba que se desempeña en la OEA. Ya era el final y Werthein comentaba que Macri se había ido contento. Tanto, que se detuvo a sacarse selfies con las promotoras.

Clarín – 20/10/2016

Gobierno y empresarios, con expectativas desencontradas.

Las fuertes palabras de Mauricio Macri ayer frente al establishment trasmiten un sentimiento íntimo del Presidente: se siente defraudado por la actitud de los hombres de negocios, sus propios colegas de hace unas décadas.

El Jefe de la Rosada cree que el movimiento empresario debe acompañar sin concesiones su gestión y que incluso debe liderar un proceso de inversión a pesar de la realidad recesiva de la Argentina.

Este es el pensamiento íntimo de Macri que esconden las palabras de ayer en el Cicyp : “Dejen las mezquindades, rómpansen el traste”. El Presidente cree en su intimidad que los hombres de negocios no se juegan por su proyecto, a pesar de que el gobierno tomó medidas para volver a los mercados. También está molesto porque ve una dicotomía manifiesta: dice que en el exterior hay un gran entusiasmo por la Argentina, pero que localmente solo existen miedo y resguardos.

A muchos dirigentes no les perdona una cosa: aun se acuerda que apoyaron la candidatura de Daniel Scioli. Adrián Werthein – jefe del Cicyp – trató de poner paños fríos: “Presidente tiene el más alto respaldo de los empresarios”. Werthein reflejó también a medias la opinión íntima del mundo de los negocios. No hay duda que hay un aval político a su gobierno.

Pero es verdad que existen reales causas que explican las dudas empresarias para invertir y acompañar las promesas del gobierno. La Casa Rosada debe saber -y Macri lo conoce porque fue empresario– que en recesión es muy difícil invertir. Cuando cae la actividad hay recortes y no expansión. Argentina estuvo estancada en el último gobierno de Cristina y cayó fuerte este año. Si aumenta la capacidad ociosa, ¿porque va aumentar la inversión?

En la reunión con la CGT del miércoles– Adrián Kaufmman Brea explicó los números de la fuerte recesión fabril. Así lo dijo: “caímos hasta agosto. Los brotes verdes, duraron poco. Septiembre fue malo”. El propio gobierno conoce la cuestión. YPF la empresa que controla el Estado, bajó la inversión este año en un 25%.

Ahora, Miguel Gutiérrez decidió otra caída en la inversión petrolera del 10%. YPF –la principal firma de Argentina– invirtió 6000 millones el año pasado y en el 2017 solo 4.000. Viene de un traspié fuerte con la anterior conducción: hubo errores graves y el contrato de Chevron la llevó a dilapidar una inversión de 1.700 millones de dólares.

También los hombres de negocios insisten en que el gobierno no tiene plan claro y un programa de desarrollo que entusiasme a los inversiones. Hasta ahora el equipo económico “surfeó” la economía y no encaró –ni enunció –acciones para aumentar la competitividad de Argentina.

En la UIA y en ADEBA también se hace hincapié en lo desconcertante que son las internas de gabinete. La pelea entre Alfonso Prat Gay y Federico Sturzenegger por las tasas frena la reactivación. El déficit fiscal se mantiene elevado para darle “bomba” a la economía, pero las tasas de interés siguen altísimas para frenar la reanimación.

Sturzenegger mantiene la tasa de Lebac en el 26,75%. Unos 10 puntos por encima de la inflación que promete el BCRA.

El Tesoro, a su vez, pagó por dinero el 16 %. Una contradicción clara en la cúspide de la decisión económica. Prat Gay embistió contra el BCRA y lanzó una humorada en una reunión cerrada : “ Voy a poner excedentes del Tesoro en Lebac, para ganarme la diferencia”. Sturzenegger no se quedo atrás. Le respondió en un encuentro con banqueros : “voy a seguir con esta política.” Lo cierto es que tamaña tasa genera una bicicleta financiera y el ingreso de esos fondos especulativos atenta contra la competitividad: las altas tasas planchan el verdadero valor que debe tener el dólar.

En el Grupo de los 6 se habló del atraso cambiario. Nadie va a invertir en “fierros ” con un dólar que atrasa, según especialista, un 20 %. Guillermo Nielsen lo expuso en un encuentro con hombres de negocios: “el dólar tendría que salir como la nafta Premium, unos 18,50 pesos”. El desdén de Macri hacia los empresarios, estuvo presente en el encuentro de la Mesa del Dialogo. Fue cuando ocurrió el choque entre Prat Gay- Quintana y Daniel Funes de Rioja. Sucedió a pesar de que el Gobierno hizo un esfuerzo para potenciar la reunión. La convocatoria al diálogo fue un gesto político del Presidente para alinearse con el Papa y desactivar el conflicto con Francisco.

Hace 10 meses atrás el propio Presidente avaló la sugerencia de Marcos Peña y Jaime Durán Barba de tumbar una iniciativa similar de Prat Gay. Eran momentos de “autosuficiencia”. Ahora, el propio Peña abrió la reunión y convocó a todos : “Abrimos una nueva etapa política de diálogo y encuentro”. También le sirvió para descomprimir el asedio sindical. El documento que se firmó no obliga a pagar los 2.000 pesos, sino que sólo invita a abrir el diálogo para abonar una compensación inflacionaria. Pero al final empezaron los problemas. Fue después de que Rodolfo Daer apoyara la iniciativa y casi termina la reunión: Gerardo Martínez, en nombre de la CGT, pidió oficialmente hacer una tregua anti-despidos por 90 días.

Clarís – 21/10/2016

Macri (más duro), a empresas: “Hay que romperse el traste”.

Fue una apelación más dura que la escuchada en IDEA a empresarios para que definan inversiones y transformen los brotes verdes en verdadero crecimiento de la economía. Mauricio Macri no dudó en utilizar hasta algún golpe bajo recordando los niveles de pobreza en el país y la necesidad de un despegue rápido, sin más demoras que preocupan desde hace tiempo al mercado. El mensaje lo escucharon ayer todos los empresarios que se reúnen en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción y que esta vez se sentaron a almorzar en el Hotel Alvear con un festejo doble: recibir a un Presidente en ejercicio después de 15 años en que los Kirchner le habían dado vuelta la cara a ese foro y el 75 aniversario del grupo.

En medio de esos pedidos presidenciales y de la propia presentación que hizo el presidente del CICyP, Adrián Werthein, apareció un debate que, aunque en tono amable, incluye el eje más complicado de la relación entre Macri y los empresarios argentinos, los que se suponía que serían sus aliados incondicionales desde el primer día. Casi en tono bíblico, Werthein razonó durante su introducción de Macri sobre la diferencia temporal entre ver y creer, obviamente en referencia al momento de apoyar a nuevos gobiernos con intenciones reformistas. El empresario le dio una mano al Presidente al pedir: “Si crees, te convertís en protagonista y porque como crees, hacés. Pero cuando vos decís quiero ver para creer, estás esperando que haga el otro. Si uno no está dispuesto a creer, nunca vas a ver”.

La diferencia, que luego retomó Macri casi en tono de agradecimiento, tiene mucho más de real que de filosófico o poético: ese es el centro de las dudas que tienen hoy los empresarios sobre el futuro del Gobierno de Macri. Está claro, como se lo dijeron a Macri banqueros, inversores y empresarios en su visita a Nueva York en septiembre, que nadie duda sobre el sentido de las reformas económicas que el macrismo quiere llevar adelante desde la Presidencia. El problema es que mucho antes quieren “ver” el poder político que tiene el Gobierno para tomar e imponer decisiones y si el viento de cambio es pasajero o llegó para quedarse. Es lo mínimo que pide un inversor, de esos a los que Macri ayer pidió que apuraran sus decisiones, para determinar atornillar sus dólares en suelo argentino.

Después de esos párrafos llegaron los momentos más recordados del mensaje presidencial. Sobre todo cuando eligió utilizar un lenguaje casi de entre amigos para pedirles que sean “los primeros en plantear una agenda superadora, llamemoslo competitividad, productividad o romperse el traste, como le quieran decir…”,

A continuación vino la apelación más dura: “No hay tiempo para miedos ni para mezquindad, porque uno de cada tres argentinos la está pasando mal”.

Macri está razonando ahora, según traslucen sus propias palabras, que el tiempo inicial de su Gobierno se termina y debe apelar a hablar más directamente y sin aplicar esa anestesia, que muchos le criticaron hasta ahora, para la definición de un diagnóstico sobre la herencia recibida. La pobreza, en este caso, y su nueva medición, fue el punto fijo sobre el que se apoyó: “Todos sabemos que vamos a reducir la pobreza si generamos empleos de calidad, y sin educación de calidad es muy difícil que vaya a haber empleos de calidad”.

Desde las mesas que rodeaban el escenario lo seguían Juan Manzur, embajadores de España, Brasil, Alemania, Italia, Noruega, Gran Bretaña, Israel, Paraguay, el estadounidense Noah Mamet, Carlos Melconian, Gustavo Posse, Sebastián Bagó, Jorge Di Fiori y Adelmo Gabbi.

Cuando terminó el mensaje, Macri bajó a comer el salmón ahumado con alcaparrones y huevos de codorniz y le dedicó todo el tiempo a Eduardo Eurnekian, con quien habló casi en secreto. El empresario, que tiene una relación de consulta mutua con Macri desde hace décadas, fue hasta marzo presidente del CICyP y lo había recibido allí el año pasado como candidato presidencial.

Una última curiosidad sobrevoló las mesas: cuando el almuerzo comenzaba, Ivan de Pineda, conductor de la reunión, anunció entre las visitas ilustres las presencias de Miguel Pichetto y Emilio Monzó. Poco después se verificó que ninguno de ellos había estado nunca en el salón. El primero no es amante de esos eventos y avisó la ausencia; el segundo estaba extenuado tras la sesión de Diputados que terminó a la madrugada y que tuvo el complemento de una posterior y discretísima charla con Sergio Massa.

Ámbito Financiero – 21/10/2016

Macri le pidió a empresarios un mayor esfuerzo para que crezca la economía.

El jefe de Estado le reclamó a los hombres de negocios que sean los primeros en “dar el ejemplo”. Sostuvo que el desarrollo de un país no es tarea solo de un Presidente.

El presidente Mauricio Macri no apeló a medias tintas para reclamar un mayor compromiso de los empresarios con el nuevo ciclo económico. “Ustedes son líderes de esta sociedad y tienen que dar el ejemplo”, para los cual le pidió que pongan en marcha una agenda superadora: “llámenla competitividad, productividad o romperse el traste, como quieran decirle”.

El jefe de Estado fue el invitado central del acto de celebración del 75º aniversario del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp), cuyo capítulo argentino encabeza el empresario Adrián Werthein. El encuentro, desarrollado en el Hotel Alvear, congregó a casi 500 asistentes, que respondieron el discurso presidencial con un fuerte y extendido aplauso. Además de Macri, hubo representantes del mundo diplomático (como los embajadores Noah Mamet y Teresa Castaldo), así como gobernadores, funcionarios nacionales y provinciales, dirigentes del oficialismo y la oposición (como el radical Ernesto Sanz y el peronista Miguel Pichetto), intendentes e invitados especiales.

El Presidente hizo énfasis en el rol que espera que cumplan los empresarios. “Acá los quería agarrar”, dijo entre sonrisas a modo de preludio. El mandatario destacó que muchos se mantuvieron lejos del Estado para que no interfiera en sus negocios, y otros se pegaron a él para tratar de obtener beneficios. “Yo les propongo otro tipo de relación”, donde se sepa “cuáles son las reglas y que se cumplan sobre la base de la igualdad ante la ley. La Argentina necesita profundamente de sus capacidades de innovar, de su capacidad de incorporar tecnología, de incorporar socios y juntos tenemos que abrir mercados, conquistar mercados, mejorar el abastecimiento y ayudar a crecer el mercado interno con productos de calidad que podamos exportar”.

Destacó en ese sentido que “para construir este elemento central que dinamiza a una sociedad, que es la confianza, hay que manejarse con la verdad, no hay otro camino. Y hoy empezamos a asumir con dolor verdades, y lo que tienen hacer es canalizar ese dolor y esa bronca en acción conjunta”.

Macri valoró la realización de la reunión de de la Mesa de la Producción y el Trabajo, cuyo objetivo apunta, dijo, a lograr la “pobreza cero”, y donde “cada uno pueda expresarse con libertad, con respeto, de darle valor a la palabra, y desde ese lugar entender que con la capacidad de expresarnos es que vamos a encontrar las mejores soluciones”.

“Todos sabemos que vamos a reducir la pobreza si generamos empleos de calidad, y sin educación de calidad es muy difícil que vaya a haber empleos de calidad”, agregó Macri, quien destacó la implementación de la primera Operativo Aprender en el que participaron “más del 90% de los chicos.

El Presidente trazó luego un panorama de las medidas implementadas en su gobierno para “generar confianza”, entre las que mencionó la reconstrucción de las estadísticas del Indec y la independencia del Banco Central para combatir la inflación, flagelo que “es responsabilidad del Gobierno, no de los empresarios, porque el Gobierno tiene que velar por el equilibrio de la macroeconomía”.

“Pero lo importante -que no hemos logrado en varias décadas- es que tenemos que crecer todos los años, durante mucho tiempo para que esta realidad cambie”, sostuvo Macri, quien insistió por último en que desarrollar el país “no es una tarea de un presidente o de un gobernador sino de cada argentino y especialmente de los empresarios con su capacidad de liderazgo” y aseguró que el mundo “está apostando por la Argentina por su potencial y sus posibilidades de crecimiento”.

El Cronista – 21/10/2016

Werthein transmitió apoyo y dijo que la apertura debe ser gradual.

l empresario Adrián Werthein, presidente del capítulo argentino del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp), planteó ayer la necesidad de crear un compromiso político en torno a la educación, la justicia, la salud pública y la seguridad, para asegurar que la alternancia democrática no impida la fijación de políticas de Estado. “No puede haber fisuras -aseguró- ya que la profundidad de la cuestión es tan trascendente que el camino a recorrer no resiste desvío alguno de la estrategia acordada por todo el espectro político: estas decisiones no deben alterarse por el calendario electoral”.
Werthein también remarcó que los países que consiguieron desarrollarse lo hicieron en base al conocimiento que fluyó principalmente de sus universidades. “Precisamos escindir lo cotidiano de cómo pensar el futuro”, agregó. Luego señaló que si bien dijo que “la inversión extranjera es saludable”, indicó que para hace falta “una fuerte burguesía nacional, arraigada, comprometida y convergente con políticas públicas para lograr ese tan ansiado desarrollo”.
Después de destacar la vocación de diálogo que mostró el Gobierno, el titular del Cicyp expresó que “todos los que aquí estamos, y muchos que no están en la sala, somos sus aliados para generar empleo, luchar por la inclusión, velar por la vigencia de la República y asegurar que todos los ciudadanos tengan acceso a vivir dignamente”.
En diálogo con periodistas, Werthein consideró importante el reconocimiento que hizo el Presidente sobre la responsabilidad del gobierno sobre el tema inflación. También coincidió en que “vamos a crecer en el último trimestre o en el arranque del año que viene”. Por eso destacó que su grupo (accionista de Sofora, la controlante de Telecom, con presencia también en productos de consumo masivo, energía y agro) está invirtiendo más que el año pasado.
“Si no hacemos esto -en referencia a las correcciones económicas que hizo Macri- el peligro de venezuelizarse era inminente”. También señaló que así como el Estado decidió hacer un plan gradual, la apertura también debe ser gradual. “Uno no puede abrir de inmediato sus puertas a productos de países que los subsidian. Las asimetrías son muy grandes. Podemos comprar más barato, pero después hay que ver qué haces con la gente”.

Macri subió el tono ante empresarios, pidió dejar mezquindades y “romperse el traste” para crecer.

Les pidió dar el ejemplo porque “uno de cada tres argentinos la está pasando mal”.

En un mensaje destinado a fomentar las inversiones para lograr el crecimiento económico prometido durante la campaña electoral, el presidente Mauricio Macri pidió ayer a los empresarios “romperse el traste” porque la Argentina “necesita crecer y rápido”.

“No hay tiempos para miedos, para mezquindad”, lanzó el mandatario durante el almuerzo anual del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) en hotel Alvear. Y recordó que “uno de cada tres argentinos la está pasando mal”, en alusión a las últimas cifras de pobreza difundidas por el Indec.

“Son ustedes los que tienen que dar el ejemplo, los primeros en plantear una agenda superadora, de productividad, de competividad, o romperse el traste, como lo quieran decir; pero si quieren que este país crezca, depende de cada uno”, subrayó Macri ante cerca de 500 comensales, muchos de los cuales en varios pasajes de su discurso lo aplaudieron de pie, entre los que había políticos y empresarios.

Al igual que en otras oportunidades, el presidente buscó convencer a los empresarios para que inviertan en el país, lo que en la Casa Rosada consideran que es una de las deudas pendientes de la gestión de la alianza Cambiemos.

“No quedarnos en una actitud especuladora, a ver qué va a pasar”, dijo Macri y reclamó “ser solidarios con aquellos que necesitan un país creciendo”.

“Si producimos más y mejor, vamos a tener más empleo”, agregó el jefe de Estado, quien además reclamó “productos de calidad que podamos exportar”. “No hay tiempo para miedos, para mezquindad porque uno de cada tres argentinos la está pasando mal. Necesitamos crecer y rápido. Quizás terminemos creciendo en este último trimestre, pero seguro, el año que viene. Pero, hay que lograr crecer todos los años, para que esta realidad cambie”, instó el mandatario.

Si bien desde el Gobierno nacional destacan la decisión de Macri de llevar adelante una menor intervención estatal en los asuntos económicos, entre ellos brindar una mayor libertad a los empresarios para fijar los precios, el presidente sostuvo que “lejos de terminar con el Estado como lo que decían en la campaña, hemos profundizado la presencia del Estado”.

El mandatario aprovechó el encuentro para elogiar la primera reunión del Diálogo para la Producción y el Trabajo, que se realizó entre el sector empresarial y gremial y representantes del Poder Ejecutivo nacional el miércoles pasado en Balcarce 50. “El comentario de todos los que participaron ayer era ‘qué alegría que podamos encontrarnos alrededor de una mesa redonda’, para expresar todo lo que saben, tienen y pueden darle a la Argentina”, detalló.

Diario BAE – 20/10/2016

Empresarios se muestran “aliados” mientras pymes protestan por bono de $2000.

Fuerte respaldo a Macri en encuentro de la CICyP

El empresariado más poderoso económicamente del país le brindó un fuerte respaldo al presidente Mauricio Macri, en el marco de una nueva reunión del Consejo Interamericano de Comercio y la Producción (CicyP) y se encolumnaron como “aliados”. Fuera del evento, mientras el establishment argentino aplaudía al jefe de Estado, muchas cámaras Pymes reclamaban que no fueron incluídas en el pago del bono de $2.000, el cual se les dificulta abonar.

Para los líderes empresariales, que masivamente se agolparon en el almuerzo que se desarrolló en el Alvear Palace Hotel, el discurso de Macri sirvió como ratificación del éxito de las medidas que ese grupo del sector privado venía reclamando desde hace años. “Hay problemas de coyuntura pero está claro que este Gobierno nos escuchó y aplicó las medidas que nosotros creemos necesarias”, admitió un jefe empresario.

El apoyo a Macri se hizo evidente a través del presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, Adrián Werthein, aseguró ayer que los empresarios argentinos son “aliados” del gobierno de Mauricio Macri para generar empleo e inclusión social, y criticó al kirchnerismo. “Felizmente, aquel “vamos por todo” ya es lejano”, dijo el Werthein ante un millar de empresarios en el almuerzo en el hotel Alvear, y agregó que es “tiempo de creer”.

“‘Señor Presidente, somos sus aliados para generar empleos, inclusión social verdadera, velar por la vigencia de la República y asegurar que los ciudadanos tengan acceso a vivir dignamente”, dijo el empresario que se mostró totalmente alineado con el Gobierno.

Rechazo al bono
Entidades que agrupan a compañías prestadoras de salud, pymes radicadas en la Ciudad de Buenos Aires y empresas textiles rechazaron ayer el pago del bono de 2.000 pesos que el Gobierno acordó con la CGT y grandes cámaras empresarias.

El comunicado lo firmaron la Asociación Argentina de Establecimientos Geriátricos (AAEG); Asociación Argentina de Instituciones de Salud Mental (Aisame); Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (Ca. Di.Me.); Cámara de Entidades Prestadoras de Salud (Cepsal) y Confederación Argentina de Clínicas, Sanatorios y Hospitales (Confeclisa).

En igual sentido, el presidente de la Fundación Pro Tejer, Jorge Sorabilla, advirtió que el sector textil pyme no podrá hacer frente al bono de fin de año y explicó que “el nivel de actividad cayó un 25% debido a que bajó el poder adquisitivo de la gente. En tanto, Raúl Zylbersztein, presidente de la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires (Feciba), indicó que “no se puede aceptar un acuerdo derivado de una mesa de diálogo de la cual ni siquiera pudieron participar”.

Investigación del CIPPEC
La inversión en I+D, menos del 1%
La inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) se encuentra en la Argentina “por debajo del 1 por ciento del PBI”, advirtió ayer un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

El trabajo, que la entidad publicará mañana en su página web, añadió que ‘la tasa de actividad emprendedora a nivel agregado es menor a la deseable y se encuentra en descenso desde 2011’.

El Cippec anticipó parte del trabajo con motivo de la presentación de un seminario sobre emprendedorismo que organizó para el lunes próximo en el Centro Cultural de la Ciencia, en la sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Diario BAE – 20/10/2016

La astilla del propio palo, las sombras paternas y la retirada de Nicky.

—¿Ustedes saben lo que le están haciendo al Gobierno, no? Si no firman, sabrán las consecuencias a las que se atienen.

La voz de Miguel Quintana sonó cortante en el celular del presidente de la UIA, Adrián Kaufmann. Atardecía el martes y el vicejefe de Gabinete ya acumulaba casi 48 horas seguidas de franela con empresarios y sindicalistas para poder anunciar el miércoles un acuerdo que pusiera fin a los reclamos de reapertura de paritarias. Pero la central fabril, cuyos obreros se rigen por 810 convenios colectivos distintos, se rehusaba a firmar un compromiso formal en nombre de todas las cámaras que agrupa. Tras la amenaza poco velada del coordinador interministerial, los popes de la UIA barajaron pegar el faltazo al día siguiente. Lo descartaron rápidamente. La mesa de diálogo era uno de sus principales reclamos para contener a los gremios desde que asumió Mauricio Macri.

Kaufmann reprodujo las palabras de Quintana ante el puñado de ejecutivos que lo acompañaban en la sede de Avenida de Mayo y Lima, de donde recién pudo irse cerca de la medianoche. “Ni (Guillermo) Moreno nos apretó así”, exageró uno de ellos. “ No se les puede explicar nada. Estos muchachos nunca salieron de la City”, acotó el siempre medido Miguel Acevedo, que factura u$s 5.000 millones al año desde Aceitera General Deheza (AGD). El jefe de la UIA, hombre de Arcor, expuso su temor a que el Gobierno no enviara a nadie a la Conferencia Industrial del 21 y 22 de noviembre como represalia si no adherían al compromiso. Finalmente primó la cautela: Quintana aceptó invitar a la reunión del miércoles al laboralista Daniel Funes de Rioja y “lavar” un poco el texto. Los industriales se sumaron, aun a regañadientes, a la puesta en escena del diálogo.

El lunes, las posiciones parecían irreconciliables. Quintana recibió ese día a los presidentes del G-6 (UIA, Cámara de Comercio, de la Construcción, Sociedad Rural, Bolsa de Comercio y Asociación de Bancos) junto a Jorge Triaca y Francisco Cabrera. Les entregó un borrador previamente pactado con la CGT (a través de Míster Cloro, José Luis Lingeri) donde decía “se pagará un bono base obligatorio”, que en la versión final terminó como optativo. También puso reparos Daniel Pelegrina, el vicepresidente de la Rural, quien advirtió que allí no estaba el Momo Venegas, su contraparte gremial, con quien pactó en julio una recomposición salarial del 35%. El encargado de despejar sus dudas fue el propio jefe de la UATRE. Cuando Pelegrina lo consultó por teléfono, le restó importancia al pacto: “Vos firmá tranquilo y después conversamos. Esta CGT no va a durar nada”.

Agáchense
Quintana es una rara avis en el relativamente homogéneo grupo de ex CEO que desembarcó en 114 de los 367 ministerios, secretarías y subsecretarías del gobierno nacional según un pormenorizado informe que acaba de publicar el Observatorio de las Élites Argentinas de la Universidad de San Martín. En privado se jacta de no haber ido jamás a un coloquio de IDEA ni haber veraneado en Punta del Este, como la mayoría de los gerentes wannabe que se amontonan cada octubre en el Sheraton de Mar del Plata. Llegó a dar órdenes a más de 5.000 empleados cuando administraba el fondo Pegasus y a través suyo los locales de Farmacity, Havanna y Musimundo, pero prefiere verse en el espejo de Santiago Kovadloff antes que en el de Paolo Rocca. Sin renegar de su pasado, toma distancia cada vez que puede del empresariado vernáculo.

El Presidente, por razones obvias, también procura escapar de ese estereotipo. Quizás por eso ayer volvió a pasarles factura a los empresarios por no haber creído que podía ganarle a Daniel Scioli. Fue en el almuerzo aniversario del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (CICyP), en el hotel Alvear, exactamente un año después de cuando habló como candidato en el mismo salón Versailles. “En aquella comida se quería creer pero costaba. Había muchas dudas respecto de lo que iba a pasar”, recordó. Lo mismo les recriminó el miércoles pasado a los asistentes al coloquio de IDEA.

Funes de Rioja, acaso el más experimentado de los lobistas argentinos y portavoz de la poderosa industria alimentaria, cree que es todo una gran sobreactuación derivada de la necesidad de Macri de demarcarse del mundo corporativo. Por eso procura calmar a quienes le dicen que no hay peor astilla que la del propio palo. Prefiere otro refrán ibérico que le oyó hace años al extinto jefe de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José María Cuevas: “¡Agáchense que vienen los nuestros!”. Si bien la expresión también alude al fuego amigo, el que se agacha a tiempo zafa de la guadaña de los propios. A juzgar por la ovación de pie que Macri recibió ayer de los casi 500 ejecutivos que se amucharon en las 44 mesas montadas por el CICyP en el Alvear, la mayoría piensa como Funes de Rioja. El anfitrión y dueño de La Caja y Telecom-Personal, Adrián Werthein, por caso, no escatimó piropos a la hora de presentarlo. “Siéntanos del lado suyo. Somos sus aliados”, le dijo a viva voz, luego de subrayar cuánto mejor le parecía “convocar al diálogo que aquel felizmente ya lejano ‘vamos por todo’”. La Cámara de Comercio también comprobó ayer lo provechosa que podía ser esa alianza. Menos de 24 horas después de haber firmado el compromiso de negociar el bono de fin de año, Jorge Di Fiori cerró con Armando Cavalieri el acuerdo paritario para el segundo semestre sin pagar bono alguno. Al menos el jefe del gremio mercantil tuvo reflejos suficientes para no sentarse a la mesa redonda donde se discutió el bono.

Los Hijos De
Si bien Macri no se priva de criticar en público al establishment y hasta de bromear como ayer hizo con la jefa de la Ofi cina Anticorrupción, Laura Alonso, a quien le advirtió que se cuide porque estaba sentada junto a la cúpula de los contratistas de la Cámara de la Construcción, su verdadera concepción del empresariado es bastante más benévola y se cuela en otros tramos de su discurso. “Cada uno de los argentinos tiene mucho que aportar. Pero ustedes, uf, muchísimo más. Porque ustedes tienen talento”, les dijo la semana pasada a los socios de IDEA. Y a los del CICyP, cuando ayer los convocó a “romperse el traste”, enfatizó que se los pedía “especialmente por su capacidad de liderazgo y por la educación que tuvieron la suerte de recibir, por sus familias”.

Lo ingrato es que los mismos padres que pagaron por esa educación de élite son los que desconfiaban de que sus hijos ganarían las elecciones. Es el caso de Guillermo Dietrich, quien no ocultaba sus dudas el año pasado en IDEA. “Estos pibes no pueden enfrentar al peronismo. Son nenes de primaria al lado de estos monstruos”, se sinceró aquella vez ante periodistas el padre del actual ministro de Transporte. Quizá haya habido catarsis sobre ese trauma filial en la cena de exalumnos del colegio Cardenal Newman, anoche en San Isidro. Macri no suele ser de la partida, pero sí Alfonso Prat-Gay, Jorge Triaca (h), José Torello y Nicky Caputo.

El Presidente y su mejor amigo lucen algo distanciados. Nicky viene apoyando a Emilio Monzó y Rogelio Frigerio en sus gestos de rebeldía frente a Marcos Peña, contra quien se acumulan cada vez más rencores internos. Semanas atrás le dijo al ministro de Infraestructura bonaerense Edgardo Cenzón, de su íntima confianza, que no se sintiera obligado a seguir en el cargo. Aliviado, Cenzón le avisó a Vidal que se iba. Apenas aceptó diferir su salida hasta fin de año.

Son internas que crecen a medida que se acerca el momento de definición de las listas para 2017. Como la que ahora enfrenta al mayor del Ejército Juan José Gómez Centurión, repuesto en la Aduana, con Patricia Bullrich y con Alberto Abad. Centurión fue el único funcionario ovacionado el lunes en la feria ProTextil 2016, donde los industriales del rubro lloraron sus penas por las importaciones y la caída del consumo pero saludaron su cruzada personal contra el contrabando. ¿Se habrá apurado Bullrich al denunciarlo en base a un informe de la AFI porque temía que la terminara reemplazando en Seguridad? ¿Logrará Abad deshacerse de su subordinado en la AFIP o correrá la misma suerte que cuando se enfrentó con Ricardo Echegaray en 2008?

Las internas también arrecian en el fútbol, desde donde Macri se catapultó a la política. O más bien en la bisagra que une a ambos mundos. Marcos Peña sigue protegiendo a Daniel Angelici, a quien enfrentan en tándem Fernando De Andreis y el interino de la AFA, Armando Pérez. Detrás está el negocio de la televisación de los partidos, ahora que fue desahuciado el programa Fútbol para Todos. Pero también la eventual privatización de los clubes, que ya avaló la Conmebol y que ahora podría avalar la AFA. Para eso, Pérez fue recibido por varios jeques árabes, potenciales inversores en el rubro.

La frontera entre el negocio y la función pública, en ese contexto promiscuo, cada vez se desdibuja más. Como ocurre con el abogado Juan Félix Marteau, quien sigue figurando en el staff del estudio jurídico que fundó en la City pese a haber asumido el 23 de marzo como coordinador para el combate contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo del Ministerio de Justicia. Al clickear en su currículum en la web del estudio se abre un aviso que promociona sus servicios de asesoría para adherir al blanqueo de capitales. Los encargados de evitar que entre los blanqueadores se cuelen delincuentes son varios ex empleados suyos que también acaban de ser designados en la Unidad de Información Financiera (UIF).

Diario BAE – 20/10/2016

estamos frente a un profundo cambio cultural.

El Presidente fue el orador principal del almuerzo realizado ayer por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), que celebró su 75° aniversario y reunió a varios de los principales empresarios del país, dirigentes políticos del oficialismo y la oposición y varios miembros del famoso “círculo rojo”.

Mauricio Macri exhortó al sector empresario a “dar el ejemplo, ser los primeros en plantear una agenda superadora” y compartir la responsabilidad de solidarizarse “con aquellos argentinos que hoy necesitan un país creciente y la oportunidad de demostrar que también valen”.

“Necesitamos que todos entendamos la necesidad de ser protagonistas y no quedarnos en una actitud especuladora. Es importante que entendamos que esto no es una tarea de un presidente o de un gobierno, es de cada argentino y especialmente de ustedes”, puntualizó en un discurso breve y muy bien recibida por los asistentes, quienes lo ovacionaron cuando culminó. “El país necesita de sus capacidades, de innovar, de incorporar tecnología y socios para que, juntos, abramos y conquistemos mercados”, dijo Macri ante los 300 hombres de negocios.

El Jefe de Estado puso de relieve, además, el inicio del diálogo conjunto entre el sector empresarial, los trabajadores y el Estado que tuvo lugar el miércoles en la Casa Rosada. “Por eso valoro que nos volveremos a reunir en noviembre y diciembre y todos los días que podamos en una mesa común donde pongamos cuales son las medidas y decisiones para poder producir más y mejor, porque si lo hacemos crearemos más empleo”, remarcó.

“El mundo está apostando por Argentina porque cree que es el país con mayor potencialidad de crecimiento. Y el mundo tiene razón, pero sabe que depende solamente de nuestra credibilidad, de la capacidad de demostrar que aprendimos de nuestros errores y que hoy estamos decididos a construir una realidad distinta”, afirmó.

Como en casi todos sus discursos, el Presidente remarcó los avances logrados en sus poco más de diez meses al frente del país: recordó la eliminación del cepo cambiario, el levantamiento de las restricciones de exportación, la quita de retenciones, la resolución del litigio con los holdouts, la recuperación de la confianza internacional y la puesta en marcha y ampliación de varios planes y programas de tenor productivo, laboral y social, entre ellos, el cuidado de la niñez y la recuperación histórica para los jubilados.

“La inflación es responsabilidad del Gobierno, y no de los empresarios”, subrayó Macri y añadió que el Estado tiene el mismo compromiso de lograr “una moneda sólida” y crear condiciones “para que haya suficiente competencia en la oferta de servicios y bienes que le permita a la gente acceder a productos de calidad y al precio justo”.

Señaló que el Gobierno lanzó “el plan más ambicioso de infraestructura que ya está en marcha y que busca poner en valor la capacidad ingenieril que tiene la Argentina”. Mencionó los proyectos de construcción de autopistas, hábitat, vivienda, y especialmente los ferrocarriles que ayudarán a dar conectividad al norte argentino y a desarrollar sus economías regionales. “La infraestructura genera empleo de calidad y espero que los gobernadores e intendentes acompañen, entendiendo que la prioridad es que hay que invertir todo lo posible”, añadió.

El Presidente remarcó, también, que junto a las provincias el Gobierno haya tomado medidas para detener el avance del narcotráfico, uno de los objetivos que se ha trazado junto con la unión de los argentinos y el camino hacia la pobreza cero. “Con todos los ministros de seguridad provinciales hicimos un acuerdo nacional y empezamos a recuperar la seguridad de las fronteras y empezamos a equipar mejor a nuestra fuerzas federales”, remarcó. Además, recordó la puesta en marcha del plan nacional de lucha contra la violencia de género y luego dijo, en una entrevista con medios uruguayos, que “el #NiUnaMenos va en serio”. También defendió el plan de evaluación educativa Aprender 2016.

El Economista – 20/10/2016

“PRESIDENTE, TIENE NUESTRA CREDIBILIDAD Y NUESTRO RESPALDO”.

El anfitrión del almuerzo de ayer fue Adrián Werthein, presidente el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) y, además, uno los directivos del Grupo Werthein. Antes del discurso del Presidente, ofreció unas palabras muy positivas para con el nuevo rumbo que tomó el país. “Es tiempo de celebrar la cultura del encuentro, es tiempo de dialogar, es tiempo de entendernos”, dijo, repitiendo las mismas palabras que pronunciara el propio Macri hace unos días en Roma. “Cuanto mejor convocar al diálogo que aquel ‘vamos por todo’”, complementó.

Werthein pidió revertir el deterioro social y mencionó que 38,6% de los jóvenes entre 15 y 29 años son pobres. “Nos merecemos otro destino, estos jóvenes y nosotros. Lo reclamo y creo en ello. Recuperemos la virtud. Se los ruego y me lo impongo”, dijo.

“Señor Presidente, todos los que aquí estamos y, con certeza, muchos que no están hoy en la sala, somos sus aliados para generar empleo, luchar por la inclusión efectiva, velar por la vigilancia de la República, asegurar que todos los ciudadanos tengan acceso a vivir dignamente”, añadió. “Es preocupación del Gobierno, y de todos, la competitividad”, dijo y mencionó que “es enorme lo que debemos hacer para mejorarla”. Por último, agregó: “En su anunciada política gradual, sabemos que se irán adecuando los aspectos distorsivos en materia fiscal, y también los costos asociados al trabajo, que en conjunto afectan a nuestros productos para competir”.

“Sabemos de la gravedad de la hora y la responsabilidad que las circunstancias imponen. Sabemos que el Gobierno no tiene todas las soluciones, pero el diálogo al que usted ha convocado es la clave. Siéntanos del lado suyo y del lado de los argentinos. Estamos juntos”, dijo Werthein en otro pasaje de su apertura.

Asimismo, pidió políticas de Estado que “no deben alterarse por el calendario electoral” en la educación, la Justicia, la salud pública y la seguridad ciudadana. “No puede haber fisuras” y dijo que “el camino a recorrer no resiste desvío alguno de la estrategia acordad por todo el espectro político”.

También pidió pensar en el futuro, un hábito muy complejo “cuando la coyuntura absorbe casi por completo”. Precisamos, señaló, “escindir lo cotidiano de cómo pensar el futuro”.

“Entiendo que no hay un solo país en el mundo que se haya desarrollado sino como resultado de una fuerte burguesía nacional arraigada, comprometida y convergente con políticas públicas para lograr ese tan ansiado desarrollo sumado a su ahorro interno y a su esfuerzo”, dijo y remarcó que “ninguno lo ha conseguido solo con endeudamiento”.

“Es momento de invertir, de dar más que nunca, de trabajar más que nunca”, arengó Werthein. “Hemos escuchada tantas veces que hay que ver para creer. Si esperamos a ver, para después creer, no seremos protagonistas sino meros espectadores. Hoy, la consigna ha cambiado. Queridos amigos, la conclusión es clara: primero hay que creer para después ver”, dijo. “Presidente, tiene usted nuestra más amplia credibilidad y nuestro respaldo” concluyó.

El Economista – 20/10/2016

En el almuerzo anual del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, el presidente les remarcó que el país “necesita crecer, y rápido”, al tiempo que les advirtió que “no hay tiempos para miedos, para mezquindades” porque “uno de cada tres argentinos la está pasando mal”. La respuesta de los hombres de negocios fue contundente: “Somos tus aliados”.

El presidente Mauricio Macri pidió este jueves a los empresarios “romperse el traste” porque el país “necesita crecer y rápido”, al tiempo que les advirtió que “no hay tiempos para miedos, para mezquindad” porque “uno de cada tres argentinos la está pasando mal”.

“Son ustedes los que tienen que dar el ejemplo, los primeros en plantear una agenda superadora, de productividad, de competividad, o romperse el traste, como lo quieran decir; pero si quieren que este país crezca, depende de cada uno”, aseveró.

En el almuerzo anual del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), realizado en un hotel porteño, Macri pidió “no quedarnos en una actitud especuladora, a ver qué va a pasar”, y reclamó, en cambio, “ser solidarios con aquellos que necesitan un país creciendo”. “Si producimos más y mejor, vamos a tener más empleo“, sentenció el jefe de Estado, quien pidió a los empresarios “productos de calidad que podamos exportar”.

“No hay tiempo para miedos, para mezquindad porque uno de cada tres argentinos la está pasando mal. Necesitamos crecer y rápido. Quizás terminemos creciendo en este último trimestre, pero seguro el año que viene. Pero hay que lograr crecer todos los años, para que esta realidad cambie“, instó el mandatario.

Ello, según señaló, “depende de nuestra claridad, de si aprendimos de nuestros errores, y de si somos solidarios con aquellos que necesitan un país creciendo“.

Macri, por otra parte, valoró la posibilidad de volver a “dialogar” con el sector empresario a lo largo de sus 10 meses de gestión, en velada crítica al kirchnerismo.

“El comentario de todos los que participaron (el pasado miércoles de la convocatoria oficial a la Mesa del Diálogo) era “que alegría que podamos encontrarnos alrededor de una mesa redonda’, para expresar todo lo que saben, tienen y pueden darle a la Argentina”, expresó el Presidente.

Macri sostuvo: “Lo más importante que hemos logrado en estos 10 meses es que podamos estar en este espacio, relajados, dialogando, que cada uno pueda manejarse en libertad, con respeto, dando valor a la palabra”.

El mandatario, asimismo, destacó que su gestión ha “profundizado” la presencia del Estado en el área social, pese a que durante la campaña proselitista del año pasado sus opositores decían que eso no lo iba a realizar.

Tras insistir que el “sinceramiento de la economía ha sido duro”, Macri pidió a “los gobernadores e intendentes a que nos acompañen” en los programas de inversión para obras públicas. “Lejos de terminar con el Estado como lo que decían en la campaña, hemos profundizado la presencia del Estado”, concluyó.

“Somos sus aliados”

El presidente del CICyP, Adrián Werthein, aseguró que los empresarios argentinos son “aliados” de Macri para generar empleo e inclusión social, y criticó al kirchnerismo.

El empresario celebró la convocatoria de Macri a celebrar la cultura del encuentro, de dialogar y de que todos los sectores alcancen los consensos.

“Felizmente, aquel vamos por todo ya es lejano”, dijo Werthein ante un millar de empresarios en el almuerzo en el hotel Alvear, y agregó que es “tiempo de creer”.

“Señor Presidente, somos sus aliados para generar empleos, inclusión social verdadera, velar por la vigencia de la República y asegurar que los ciudadanos tengan acceso a vivir dignamente”, dijo el empresario.

Cronica – 20/10/2016

Tras el inicio del diálogo social, Mauricio Macri almuerza con empresarios.

El Presidente participa de un evento del Consejo Interamericano de Comercio y Producción

enas un día después de iniciado el diálogo con la CGT y las cámaras empresariales, el presidente Mauricio Macri participaba hoy en un evento de hombres de negocios.

El jefe de Estado almorzará con empresarios en el marco del Consejo Interamericano de Comercio y Producción en el hotel Alvear.

Ayer, en el primer diálogo tripartito entre los tres sectores, se definió un piso de 2000 pesos como ayuda de fin de año para el sector privado.

Macri será recibido por Adrián Werthein y otros directivos del Consejo Interamericano de Comercio y Producción. Se espere que en el hotel del barrio de Recoleta dé un discurso.

Antes del almuerzo, Macri pasará por su despacho en Balcarce 50, donde presidirá una reunión de coordinación con parte del gabinete nacional, según consignó la agencia Télam.

La Nación 20/10/2016

“Escuchar que el Presidente diga que el tema de la inflación es responsabilidad del gobierno, es una definición muy importante porque tradicionalmente la inflación era por los sobreprecios que marcaban los empresarios”. Así, distendido en una mesa con periodistas, marcaba Adrián Werthein que pese a cualquier tensión por las negociaciones salariales que pueda haber entre el empresariado y el Ejecutivo, la relación pasa por un momento óptimo y el optimismo sigue en niveles inéditos deshace más de una década.

En su rol de presidente del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP), el empresario remarcó la importancia del llamado al dialogo por parte del Gobierno y lo comparó con la administración de Cristina de Kirchner. “Cuánto mejor convocar al diálogo que aquel vamos por todo”, dijo en su discurso de apertura. Y remarcó que ” la convocatoria al diálogo que hace el Presidente es esencial, salimos de monólogo televisivo por cadena nacional y estamos hablando”.

Respecto a la Mesa de Diálogo propuso que más allá de la discusión salarial “se convoque a cerrar una agenda común en cuatro temas clave como extendiera a educación, salud, Justicia y seguridad”.

Respecto a las inversiones, Werthein aseguró que hay mucho interés por la Argentina y mucha confianza en la nueva gestión. “Macri llega bien y genera credibilidad, la gente piensa que lo va a hacer. Y todos dicen que aunque la Argentina tiene problemas graves, tiene un gran futuro, y tiene las posibilidades con una buena administración”, aseguró.

La palabra “creer”, según su entender es fundamental en esta etapa. “Cuando vos crees te convertís en protagonistas y porque como crees hacés. Pero cuando vos decís quiero ver para creer, estás esperando que haga el otro. Si uno no está dispuesto a creer nunca vas a ver, vos tenés que ser actor y hacer el aporte. Nosotros en nuestras empresas estamos invirtiendo como si estuviéramos en el mejor de los mundos”, remarcó.

Además, advirtió a sus colegas sobre los riesgos de no creer. “No hay otra chance que creer, ser protagonista e invertir. El peligro de venezuelizarse es inminente si no lo hacemos”, sentenció.

Respecto a la realidad del negocio, Wertheim no deja de marcar la eterna preocupación por la competitividad, aunque remarca que hay que salir solo de la discusión respecto al tipo de cambio. “Estamos preocupados por la competitividad pero que si hay un plan gradual del gobierno con la competitividad para resolver los aspectos fiscales, arancelarios y cambiarios, también tiene que haber un criterio gradual de que uno no puede poner en juego la mano de ocupación que tiene en la Argentina abriéndole a un mundo que subsidio sus productos. Si pasa eso te quedás en dos minutos con productos más baratos pero te quedás sin industria, todo eso hay que ir modelándolo al compás de la competitividad cuando vos bajes el costo del flete, cuando bajes el costo laboral asociado al costo del trabajador entonces sí te vas a ir poniendo en un esquema de competitividad que permita competir con las asimetrías que existen con algunos países” aseguró. Al hablar de la marcha de la economía, el empresario retoma el optimismo y asegura que “para fin de año o principio del año que viene llegará el fin de la etapa recesiva”.

Ambito 20/10/2016

El Presidente disertó en un almuerzo con hombres de negocios y les pidió compromiso para crear empleo y reducir la pobreza.

El presidente Mauricio Macri celebró la convocatoria a la Mesa de diálogo por la Producción y el Trabajo, que congregó ayer a funcionarios, sindicalistas y empresarios y les pidió a los hombres de negocios “dar el ejemplo” y “plantear una agenda superadora”, en momentos en que distintos sectores se niegan a otorgar el bono de fin de año que acordaron comenzar a negociar trabajadores y empleadores.

Invitado por la pata argentina del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), Macri celebró “que podamos encontrarnos alrededor de una mesa redondan, en la que cada uno pueda expresar todo lo que sabe”, y lo asoció con “este primer objetivo que nos hemos puesto como Gobierno, que es reducir la pobreza”.

Leé también: El bono de fin de año, sector por sector: cómo serán las negociaciones para el pago extra

“Vamos a reducir la pobreza si generamos empleos de calidad”, dijo el Presidente. Y, al igual que hizo la semana pasada durante el 52° Coloquio de IDEA, pidió compromiso: “Ustedes son los primeros que tienen que dar el ejemplo y plantear una agenda superadora. Llamémosla competitividad, productividad o romperse el traste. Este país crece desde el trabajo de cada uno”, reclamó.

Lo escuchaban 500 empresarios y ejecutivos de las compañías más grandes del país. En primera fila, seguían sus palabras Adrián Kaufmann Brea, presidente de la UIA, Adelmo Gabbi, de la Bolsa de Comercio porteña, y otros integrantes del G6, que ayer firmaron el acuerdo con la CGT y el Ejecutivo.

“Nos vamos a volver a reunir (con gremios y empresas) en noviembre, diciembre y todas las veces que podamos para que, en una mesa común, Gobierno trabajadores y empresas pongamos sobre la mesa cuáles son las medidas, las decisiones y los compromisos que vamos a asumir para producir cada vez más y mejor y tengamos más empleo”, afirmó.

TN – 20/10/2016

Después de 15 años, es la primera vez que un presidente concurre a la reunión del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP).

Mauricio Macri llamó a los empresarios a no quedarse en una “actitud especuladora” y comenzar a “actuar”. “La Argentina necesitan plenamente de sus capacidades”,dijo hoy el Presidente en la reunión del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) en el Hotel Alvear. “Ustedes tienen que ser los primeros en plantear una agenda superadora”, remarcó.

El CICyP nuclea empresarios, políticos y economistas y es la primera vez, después de 15 años en la que un presidente de la Nación acude al encuentro.

“No estamos frente a un cambio económico, sino que estamos frente a un profundo cambio cultural”, dijo en lo referente a las políticas de Gobierno que se están implementando actualmente.

“Si producimos más y mejor vamos a tener mas empleo. Y la Argentina los necesita”, dijo el mandatario instando al empresariado local a aumentar sus capacidades.

Entre los presentes se encotraban Sergio Bergman, ministro de Ambiente, Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, Fluvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos, Noah Mamet, embajador de Estados Unidos, el titular del Banco Nación, Carlos Melconian y la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, entre otros.

También, de la Provincia, estaba el secretario General, Fabián Perechodnik, uno de los hombres de mayor confianza de la gobernadora, María Eugenia Vidal. Se lo pudo ver entusiasmado en su nuevo rol político: durante años fue uno de los consultores de opinión pública más importantes.

Previamente, en las palabras de apertura Adrián Werthein le dio el más amplio respaldo y apoyo de los empresarios agrupados en esa entidad.”Señor Presidente, tiene usted nuestro más amplio respaldo y credibilidad” dijo al cierre de la presentación, el Presidente del consejo empresarial.

Big Bang News – 20/10/2016